Revolución Mexicana
¿Qué te pareció esta información?
ImprimirImprimir Reducir fuente Tamaño original de fuente Aumentar tamaño Bookmark and Share

Banner

 

No hay evento en la historia que no surja de otros que lo hayan precedido y que no llegue a ser origen de otros más o menos importantes. La Revolución Mexicana es un ejemplo de ello; se puede marcar su inicio en 1906, cuando la organización del Partido Liberal y la Huelga de Cananea irrumpieron en el escenario nacional como movimientos que marcaron el ocaso del Porfiriato, y concluir con la promulgación de la Constitución de 1917, que consignó como normas fundamentales todos los principios políticos, sociales y económicos que fueron la bandera de la Revolución. Sin embargo, no es un periodo sencillo de catalogar, pues hay asuntos que lo suceden, como Los Tratados de Bucareli y otros sucesos que lo explican, como el movimiento anárquico floresmagonista.


Ricardo Flores Magón. La rebeldía es vida…, Miguel Ángel Ramírez Jahuey


A 100 años de la muerte de Ricardo Flores Magón, recordamos al escritor, periodista y revolucionario anarquista a través de esta breve semblanza biográfica, perteneciente a la Serie Estampas de la Revolución del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.
A través de estas páginas, veremos como con nostalgia y entereza, Flores Magón vivió con sacrificios años de incansable lucha en favor de la humanidad, de la justicia y del bien común. Jamás renegó de sus ideas ni de sus acciones, todo lo contrario, se mantuvo firme en sus convicciones, y sólo su fallecimiento pudo coartar su existencia.

En mis veintinueve años de luchar por la libertad lo he perdido todo, y toda oportunidad para hacerme rico y famoso; he consumido muchos años de mi vida en las prisiones; he experimentado el sendero del vagabundo y del paria; me he visto desfalleciendo de hambre; mi vida ha estado en peligro muchas veces; he perdido mi salud; en fin, he perdido todo, menos una cosa, una sola cosa es mi honra como luchador… no estoy arrepentido de ello; más bien me siento orgullos de ello.

Ricardo Flores Magón


 

Biografía de José María Leyva Cajeme, Ramón Corral Verdugo


El apunte biográfico de Cajeme abarca un breve lapso de la guerra del Yaqui; aún así, es una síntesis intensiva de la historia de ese grupo indígena. Los yaquis se enfrentaron al conquistador Diego Martínez de Hurdaide por los años 1610 a 1615 y lo derrotaron en tres campañas sucesivas. Después se sometieron obteniendo concesiones y permanecieron largo tiempo en paz porque conservaron su autonomía. Cuando ésta se sintió amenazada, en 1740, surgió la pugna sangrienta y devastadora. Encabezó la rebelión Baltazar con impetuosa agresividad, pero fue derrotado en Tecoripa por el capitán Agustín de Vildósola y allí murió mostrando un coraje digno de Leónidas. Sus seguidores Muni, Bernabé y Juan Calixto fueron después apresados y pagaron con su vida su intento de expulsar al blanco advenedizo de las tierras de la tribu. Muchos años después, en 1825, surgió otro caudillo, Juan Banderas, quien tuvo el mismo fin que sus antecesores. Fue ejecutado por las fuerzas del gobierno. De aquí en adelante la lucha se desarrollará sin tregua hasta muy avanzada la tercera década del presente siglo. El destino deparó la misma suerte a Cajeme, como verá el lector. Otro guerrero lo sucedió en la jefatura de la tribu Juan Maldonado Tetabiate, que murió combatiendo.
De todos los capitanes indios quien mostró mayores facultades y más capacidad para influir en su pueblo y moverlo fue Cajeme. El autor de esta semblanza, Ramón Corral, nos muestra al final de su apunte un bosquejo emotivo que despierta interés e inclinación hacia las causas del pueblo yaqui y hacia su líder en especial. Además, este texto tiene el valor de haber sido fruto de la única entrevista que concedió Cajeme antes de morir.

 

 

Los hermanos Flores Magón. Manifiesto del Partido Liberal Mexicano


La primera participación política de oposición de los hermanos Flores Magón se registra en el año de 1892, cuando junto con otros estudiantes participan en una manifestación en contra de la tercera reelección de Díaz. La respuesta del gobierno no se hizo esperar y Jesús y Ricardo fueron encarcelados.
Al ser puestos en libertad, colaboraron con distintos diarios de oposición y reinician así actividades políticas a través de la crítica periodística. Colaborarán en periódicos de crítica como El Hijo del Ahuizote de Daniel Cabrera y así, el 7 de agosto aparecerá Regeneración, “periódico independiente de combate”.
Autoexiliados en 1905 en los Estados Unidos, los hermanos Flores Magón se dan a la tarea de establecer primero la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, y el 1 julio de 1906, dan a conocer el documento más importante de análisis político, económico y social producido hasta entonces, el Programa y Manifiesto del Partido Liberal Mexicano. En él se plantearon importantes reivindicaciones que de una manera u otra, ya en la etapa armada de la Revolución, servirían de bandera a los distintos grupos revolucionarios e insoslayablemente, se verían incluidos en los artículos más fundamentales de la Constitución de 1917.

 

 

La vida heroica de Práxedis G. Guerrero


José Práxedis Gilberto Guerrero Hurtado nació el 28 de agosto de 1882 en Los Altos de Ibarra, Municipio de San Felipe en Guanajuato. Su familia era la dueña de la hacienda de Los Altos de Ibarra y entre sus antepasados figuran liberales dentro del Congreso Constituyente de 1857. Ávido lector desde joven inició la práctica de la escritura, colaboró con artículos de interés general en los periódicos locales El Heraldo del Comercio y El Despertador. También siendo joven se suscribió a la “Segunda Reserva del Ejército”, cuerpo militar que promovió Bernardo Reyes durante el gobierno de Porfirio Díaz y que era parte del Ejército Federal, en esta práctica se mantuvo de 1901 a 1903. Siendo reservista es que entra en contacto con personajes de ideas liberales e inicia su lectura de algunos escritores revolucionarios. En 1904 emigró a los Estados Unidos y trabajó como obrero, conociendo así en carne propia la precaria vida de la clase trabajadora. Como periodista colaboró en la edición de distintos diarios de oposición: Punto rojo y Revolución son dos de ellos; también participó con Ricardo y Enrique Flores Magón en Regeneración y El Hijo del Ahuizote. Fue también miembro de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano y como activista tomó las armas en varios levantamientos, murió en uno de estos en 1910 y sobre su muerte hay distintas versiones. En el presente libro de Eugenio Martínez Núñez prevalece la teoría de que recibió un balazo cuando subió a una azotea para contrarrestar el ataque de soldados federales.
Lo que caracteriza, en efecto, la personalidad de Práxedis, es su plenitud, su universalidad. Lo abarcó todo: lucidez y profundidad de pensamiento, brillantez de expresión, don de sugestión y de simpatía, bondad de alma, limpieza de propósitos, prontitud de acción, audacia para concebir y para acometer, valor indomable y heroico para ejecutar. En todo fue opulento: en ideación, en seguimiento, en pasión desbordante, en acción siempre lista a seguir al pensamiento.
Su mejor biografía, son sus hechos y sus obras. Su mejor elogio, el presente libro, a través del cual flotan sus pensamientos, sus gestos, sus actitudes gallardas.

 

 

Ricardo Flores Magón. El sueño alternativo

En San Antonio Eloxochitlán, Oaxaca, poblado de mazatecos de la sierra de Huautla, nació Ricardo Flores Magón el 16 de septiembre de 1873. Hijo segundo de Teodoro Flores y de Margarita Magón, tuvo dos hermanos; el mayor, Jesús, había nacido en enero de 1872, y Enrique, el menor, en abril de 1877.
Sus padres mantuvieron afinidades importantes. La primera consistía en su ideología liberal y en su admiración por Benito Juárez. Teodoro Flores había defendido la república contra los franceses; había luchado destacadamente en Puebla el 2 de abril y conservaba el grado de teniente coronel. En segundo término, no reconocían en Porfirio Díaz cualidades de dirigente democrático y desdeñaron sus fórmulas centralistas y tiránicas.
Teodoro y Margarita convinieron en no permanecer en la serranía oaxaqueña, pues allí sus hijos no tendrían oportunidad de estudiar una profesión; como pudieron, llegaron a la capital del país, que ofrecía, como ninguna otra ciudad, las posibilidades educativas de la época.
Así fue como inició el sueño alternativo de Ricardo Flores Magón.
Este libro evoca, en palabras del autor, el trayecto vital de un vencido, excluido permanentemente del éxito, de las acciones épicas que quedan en los bronces y en la retórica cívica fácil, frágil, por el lugar común y de las verdades a medias. Al contrario de todo ello, Flores Magón vivió en la clandestinidad, estuvo preso en nueve ocasiones y en esas estancias sumo 14 años de vida; vivió una persecución sin tregua por pretender un ideal, por perseguir un anhelo, por mantener el ensueño que produce la adhesión firmísima a sus ideologías.
La lectura de esta antología permite detectar la evolución del pensamiento magonista, que pasa del liberalismo preocupado por cuestiones sociales, hasta el socialismo y el anarquismo, pero siempre con la convicción de que la realidad cambiará y de que el presente es el mejor momento para lograrlo.

 

 

Francisco I. Madero y la aviación. A 110 años de su vuelo

De acuerdo con la crónica periodística, el 30 de noviembre de 1911 el presidente Francisco I. Madero, acompañado de su familia y miembros de su gabinete, acudió a los llanos de Balbuena para admirar la demostración de los aviadores de la compañía estadunidense Moisant International Aviators. Entusiasmado por la valentía de los pilotos —hombres y mujeres— Madero decidió subir al avión del piloto inglés George Miller Dyott, un Dupardusin y experimentar por sí mismo elevarse por los aires. El vuelo duró escasos 4 minutos. Estoy seguro de que el acto fue espontáneo, ya que tomó por sorpresa a sus familiares y funcionarios que lo acompañaron. Por desgracia, para los interesados en el tema, Madero no dejó testimonio por escrito de esta aventura aérea,1 y a ninguno de los periodistas que estuvieron ese día en Balbuena se le ocurrió entrevistarlo para conocer sus impresiones. Sólo quedaron algunas fotografías que dan fe del hecho. En una de ellas se puede ver al presidente Madero sonriendo, divertido por la audacia de su hazaña o por el nerviosismo del momento. Sin duda, la sonrisa de un hombre bueno.

El presente libro tiene como objeto conmemorar los 110 años del primer vuelo de un presidente en funciones en el mundo —en octubre de 1910, el expresidente estadunidense Theodore Roosevelt voló en una exhibición aérea, pero ya había concluido su mandato—. Para ello presentamos una antología hemerográfica sobre este evento y los antecedentes de los vuelos, tanto en globo como el avión.

 

 

Juan Sarabia apostol y martir de la Revolución Mexicana

El presente libro es un texto que presenta las distintas facetas de quien fuera uno de los hombres más importantes dentro del movimiento social de México durante los primeros años de la Revolución Mexicana; luchador por las reivindicaciones obreras y campesinas, crítico de las injusticias y el despotismo, paladín de las libertades y derechos humanos: Juan Sarabia.
La vida de Sarabia está estrechamente vinculada con los hechos más sobresalientes en la historia de México durante los primeros veinte años del siglo XX, su labor fue brillante en un gran número de periodicos: El Porvenir, El Demófilo, Renacimiento, El hijo del Ahuizote, Regeneración, Vésper, ¡Excélsior! Su nombre estará eternamente ligado al de los hermanos Flores Magón y al Partido Liberal Mexicano, y muchos de los principios por los que luchó fueron postulados fundamentales de la Constitución de 1917.

 

 

Ricardo Flores Magón y el Partido Liberal Mexicano

La escritora norteamericana Ethel Duffy Turner nació el 21 de abril de 1885 en San Pablo, California. Estudió la carrera de Letras Inglesas en la Universidad de California y en 1905 se casó con el periodista John Kenneth Turner. Fue miembro del Partido Socialista Norteamericano y en marzo de 1909 ella y su esposo viajaron a Los Ángeles, California, en donde asistieron como invitados a las reuniones en casa de Frances Noel. De estas reuniones surgió el Comité de Defensa de los Refugiados Políticos Mexicanos que apoyo la lucha revolucionaria desde el flanco del Partido Liberal Mexicano. Ethel realizó propaganda en apoyo de Ricardo Flores Magón quien junto con otros liberales se encontraba preso en Los Ángeles acusado de conspiración contra el gobierno de Porfirio Díaz en territorio norteamericano.
Ethel participó en incontables diarios y fue editora de los artículos de su esposo que en un tomo llevarían de título México Bárbaro. En suelo norteamericano se encargó de la sección en inglés del periódico Regeneración, al mismo tiempo que se reunió y entrevistó a integrantes del Partido Liberal Mexicano como lo eran Enrique y Ricardo Flores Magón, Librado Rivera, Práxedis Guerrero y Manuel Sarabia (hermano de Juan).
En 1930 publicó su novela autobiográfica One way ticket, misma que tuvo una segunda edición y fue llevada al cine un año después. En la década de los 50 trabajó como investigadora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (actualmente de las Revoluciones de México), y en 1960 publicó la biografía de Ricardo Flores Magón. Recibió la condecoración de la Orden del Águila Azteca “por servicios prestados a México o a la Humanidad por personas de nacionalidad extranjera”. Pasó sus últimos años, hasta su muerte en 1969, en Cuernavaca, Morelos, México.

 

 

Ricardo Flores Magón
El apostol Cautivo

Esta es la historia de un hombre excepcional, un hombre que junto a sus hermanos, Jesús y Enrique, “los hermanos Flores Magón”, fue actor principal de la etapa precursora de la Revolución Mexicana. Con sus ideales y movimiento, los Flores Magón dieron vida a un neologismo, el magonismo, sinónimo de rebeldía constante y de lucha por la libertad.
Ricardo Flores Magón fue un estudiante agitador e inquieto, periodista que marcó al periodismo en un quehacer ideológico. Su pensamiento e ideales están presentes en el Manifiesto del Partido Liberal Mexicano de 1906, en la Soberana Convención Revolucionaria de 1914 y en el Congreso Constituyente de 1917.
Fue un luchador sin tregua; sólo lo venció la muerte.
Fue vidente, apóstol y mártir de la Revolución Mexicana.

 

 

La batalla de Zacatecas(Diario de campaña)
Felipe Ángeles

 

El general Felipe Ángeles vio en la de Zacatecas una acción de armas que se desarrolló como había aprendido que debían ser las batallas. Su regocijo —además de la victoria— se explica por la idea, generalizada entre los militares de profesión, de que la batalla es el acontecimiento por excelencia de la guerra, cuyo desenlace puede definir todo el conflicto. Desde la perspectiva de Ángeles, la batalla de Zacatecas fue decisiva.

 

[…] ¡qué corrección y qué armonía en la colocación de la infantería y la artillería! La artillería obrando en masas y con el casi exclusivo objeto de batir y neutralizar las tropas de la posición que deseaba conquistar la infantería […].
Y sobre esta concepción teórica, que resumía en grandes lineamientos la batalla, veía yo acumularse los episodios que más gratamente me impresionaron: la precisión de las fases; el ímpetu del ataque; el huracán de acero y plomo […].

El texto que aquí presentamos son los apuntes que el general Ángeles hizo en su diario personal en torno a la preparación, el desarrollo y las consecuencias de la histórica batalla de Zacatecas, entre el 17 de junio y el 8 de julio de 1914.

 

 

Felipe Ángeles en la Revolucion. Biografía
Federico Cervantes

 

Ángeles fue técnico notable, probo ciudadano, fiel defensor de la legalidad y representativo del maderismo, que es democracia. Combatió con heroísmo por los ideales populares; amaba al pueblo que sufre; representó la convicción revolucionaria y el espíritu democrático que no claudica. Fue hombre virtuoso, fue hombre de acción, fue hombre completo.
¡Porqué la Revolución necesita justificarse con semejantes hombres!
Fiel al recuerdo de quien fuera maestro de la juventud; del hombre modelo en quien, mejor que en los demás, descubrí no sólo cultura superior sino grandeza de alma; discípulo, amigo y jefe del Estado Mayor del único hombre completo, del superhombre contemporáneo que me haya inspirado verdadera admiración porque inculcaba ciencia y bondad y en quien, como rara virtud de los hombres, encontré la más grandiosa ecuanimidad; para ese gran revolucionario, demócrata socialista que murió sin odios, con el estoicismo, la sencillez y la serenidad de Sócrates, presento, reverente, el homenaje modesto de esta biografía.

 

 

Felipe Ángeles
Begoña Hernández y Lazo / Ramiro González

 

Felipe de Jesús Ángeles Ramírez nació el 13 de junio de 1868 en Zacualtipán, Hidalgo. En la casa familiar tuvo un ejemplo permanente de rectitud y patriotismo, pues su padre fue un hombre con ideas liberales que luchó contra las intervenciones de Estados Unidos (1846-1848) y Francia (1862-1867). El joven Felipe Ángeles se formó como cadete en el Colegio Militar de Chapultepec, destacando particularmente en matemáticas; de ahí egresó en 1892, iniciando una carrera sobresaliente por sus conocimientos técnicos.
Al inicio de la Revolución, el oficial Ángeles se encontraba en Francia y, al llamado de Francisco I. Madero, regresó al país para tomar la dirección del Colegio Militar. Durante el agitado gobierno maderista a causa de las intrigas de las facciones porfiristas y las rebeliones de las fuerzas revolucionarias, el general Felipe Ángeles fue comisionado para enfrentar a los zapatistas, campaña que lo cambió radicalmente, ubicándolo en el bando por el que lucharía el resto de su vida.
Luego de los eventos de la Decena Trágica fue exiliado a París, de donde más tarde volvió para incorporarse al constitucionalismo. En la División del Norte, comandada por Francisco Villa, el general Felipe Ángeles puso en práctica todos sus conocimientos militares. El genio intuitivo de Villa y la capacidad militar de Ángeles propiciaron la victoria en batallas que definieron el triunfo constitucionalista ante los federales huertistas: Torreón y Zacatecas. La relación entre Villa y Ángeles definió en gran medida la imagen que de la División del Norte y del villismo se tiene hasta la fecha.

 

 

Cómo fue el ataque a Zacatecas
Federico Cervantes.

 

Federico Cervantes Muñoz Cano nació en Oaxaca en 1883. Fue estudiante del Colegio Militar de Chapultepec, en donde se tituló de ingeniero. Por acuerdo de Porfirio Díaz fue enviado a Francia para estudiar “cuestiones de aeronáutica”. En 1912 regresó a México con el fin de participar en las acciones contra la rebelión orozquista, pero Felipe Ángeles, recién nombrado por Francisco I. Madero director del Colegio Militar —en cuyas aulas Cervantes conoció a Ángeles en 1904 y fue su discípulo en el área de matemáticas—, lo retuvo a su lado en esa institución. Luego, a instancias de éste, Madero decidió enviar nuevamente a Cervantes a París, a la Escuela Superior de Aeronáutica, con el compromiso de que, a su regreso, estableciera una escuela de aviación en nuestro país; pero el asesinato del presidente Madero y la incorporación de su exprofesor a la lucha revolucionaria contra Huerta determinaron otro derrotero para Federico Cervantes, quien solicitó su baja del ejército debido a que sus convicciones eran “antagónicas de la existencia y de los procedimientos” del régimen huertista, y en diciembre de 1913 regresó de París para unirse a la Revolución al lado del exdirector del Colegio Militar. Ya en las filas de la División del Norte estuvo en los inicios del uso de aeroplanos por este cuerpo de ejército.
Federico Cervantes fue representante personal de Felipe Ángeles ante la Soberana Convención Nacional Revolucionaria que se reunió en Aguascalientes. Ascendió a general de brigada bajo el gobierno de la Convención, y fue ministro de Comunicaciones en el gobierno convencionista provisional del Francisco Lagos Cházaro. A la derrota de la Convención, logró llegar a la frontera y refugiarse en Estados Unidos, donde se encontró nuevamente con Felipe Ángeles, a quien trató de convencer de no volver a internarse en México, sin lograrlo. Tras el fusilamiento de este general en Chihuahua, en 1919, Cervantes vivió desterrado en Estados Unidos hasta la caída de Carranza en 1920, cuando regresó al país.
Dada su cercanía y estimación hacia quien fuera su maestro y superior, Federico Cervantes se dedicó a escribir la biografía más extensa y completa que se haya publicado en el siglo XX sobre Felipe Ángeles, editándola a partir de 1942 en diversas ocasiones, la mayoría de ellas con fondos propios. Murió en la Ciudad de México en 1966.

 

 

Proceso de muerte del sr. gral. Felipe Ángeles
C. Gómez Peña y Benjamin Herrera Vargas

 

En palabras de los autores de este libro, C. Gómez Peña y Benjamín Herrera Vargas, ningún acontecimiento de los últimos años de la Revolución Mexicana conmovió tanto a la nación como el fusilamiento del general Felipe Ángeles. Antiguo director del Colegio Militar de Chapultepec, Ángeles fue hombre leal a Francisco I. Madero y, ante la usurpación de Huerta, se afilió a las fuerzas constitucionalistas encabezadas por Carranza; en ellas se integró a la División del Norte dirigida por Francisco Villa.
Ángeles y Villa formaron una de las mancuernas más célebres del movimiento revolucionario. Bajo sus órdenes se lograron victorias cuyos ecos aún perduran tras las batallas de Torreón y Zacatecas. Al triunfo del constitucionalismo Villa y Ángeles se separaron y este último se exilió con su familia en Estados Unidos. Su último retorno a México perseguía el propósito de contribuir a la pacificación del país; sin embargo, eran muchos los interesados en erradicar todo pensamiento y acción contrarios a las decisiones del entonces Jefe del Ejecutivo, Venustiano Carranza. La traición desempeñó un papel central en la aprehensión del general Ángeles, quien fue capturado en su último refugio: una cueva en la Sierra Nonoava en Chihuahua. Luego de ser capturado, fue conducido a un cuartel de la capital de ese estado, donde fue sentenciado a muerte y fusilado el 26 de noviembre de 1919.
Al escribir esta obra, los autores mencionados siguieron la intención de “referir tan sólo los hechos, tomando los datos de fuentes oficiales” —periódicos de Chihuahua así como testimonios de algunos testigos presenciales—, para con ello informar a los mexicanos de los acontecimientos que rodearon el Proceso de muerte del sr. gral. Felipe Ángeles.

 

 

General Felipe Ángeles
Alberto Calzadíaz

 

Aclara Alberto Calzadíaz, autor del presente libro, que estas memorias son hechos reales de la Revolución narrados por jefes y oficiales que no deben ser olvidados. Entre ellos Miguel Alessio Robles, Carlos N. Durazo, Jesús Arias Sánchez y varios más referidos por el general de brigada Enrique León Ruiz. A través de los testimonios de quienes conocieron al general Felipe Ángeles, Calzadíaz nos lleva de la mano para describir su carrera militar y su importante participación al lado de Francisco Villa. Cadete egresado del Colegio Militar, Ángeles fue comisionado en varias ocasiones al extranjero; maderista al inicio de la Revolución estuvo luego bajo las órdenes de Venustiano Carranza, quien le ordenó presentarse ante Villa para colaborar en las campañas de la División del Norte.
Felipe Ángeles se convirtió así en compañero y consejero del Centauro del Norte; hombre íntegro y honorable siempre expuso sus opiniones, aunque fueran contrarias a las de éste. Su participación en las batallas de Trinidad, Aguascalientes y Zacatecas dejó huella indeleble en el villismo. Por testimonio de León Ruiz sabemos de la opinión de Villa sobre Ángeles, expresada al psicólogo norteamericano Frazier Hunt durante una entrevista:

Usted, señor Hunt, ha tenido palabras de mucho elogio para la División del Norte. Pues bien, todo el éxito se lo debí a él, Felipe Ángeles. Organizó los batallones, los regimientos, las divisiones, la artillería, y el cuerpo del servicio sanitario. Los cuerpos de zapadores. Comunicaciones. Un hombre muy educado, instruido en la ciencia de la guerra. Todo se lo debí al general Ángeles. Una gloria de mi raza. Eso fue Felipe Ángeles. Un hombre muy bueno a quien debo gran parte de mis conocimientos militares. Valiente, honrado, de buen corazón. Un hombre a quien yo quise mucho…

 

 

1929, Un Año Clave Para Comprender el México Posrevolucionario

 

1929 fue un año de numerosos acontecimientos de trascendencia mundial y para la conformación del México posrevolucionario. Animadas por esta idea convocamos a diversos académicos para que compartieran sus respectivas miradas acerca de este periodo. Fue así que en mayo de 2019 realizamos el coloquio “1929, un año clave para comprender el México posrevolucionario”. Gracias a la generosa respuesta y nutrida participación nos dimos a la tarea de reunir los textos leídos durante el coloquio, y pedimos a sus autores desarrollarlos con mayor amplitud y profundidad.
Este libro es resultado de ese trabajo, lo integran 16 capítulos y sus autores están adscritos a instituciones como la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).
El presente texto tiene por objetivo ayudar a comprender el México del siglo XX y al mismo tiempo es una invitación para seguir abordando los temas aún inéditos que giran en torno al México posrevolucionario.

Celia Mercedes Alanís Rufino, UAEH
Imelda Paola Ugalde Andrade, UNAM
Coordinadoras

 

Documentos Fundamentales de la Revoluciòn Mexicana
Selección de Rafael Hernández Ángeles

 

La conmemoración del centenario de la Revolución Mexicana fue un motivo excepcional para la difusión de muchos de los documentos que se redactaron durante ese proceso histórico. Tal difusión nos permitió entonces ahondar en el conocimiento de una de las más significativas luchas sociales en el siglo XX mexicano, la cual permitió la construcción de nuestra actual nación. Adentrarnos hoy en el contenido de esos documentos nos permitirá conocer mejor el conjunto de ideas libertarias que sustentaron la lucha revolucionaria, sólo así estaremos en condiciones de valorar en su sentido más profundo nuestra ciudadanía. Al acercarnos nuevamente a la fecha conmemorativa del inicio del movimiento revolucionario de 1910, presentamos a las jóvenes generaciones este libro que integra muchos de esos documentos fundamentales de la Revolución Mexicana.
Enero de 2021

 

Archivo de Don Francisco I. Madero
Epistolario, Tomo I

 

A juzgar por muchos de sus escritos, en especial las cartas y los apuntes autobiográficos, Francisco I. Madero tenía el hábito de observar su propia conducta, meditar sobre el resultado de sus acciones y la naturaleza de los pensamientos e intenciones que pudieron ocasionarlas. De hecho, entre sus modos de valorar la importancia de la escritura contaba el de utilizarla para fijar con claridad sus pensamientos y, en consecuencia, dirigir su atención exclusiva a los aspectos considerados fundamentales. Hacía bien, sin duda, y gracias a su férrea disciplina y constancia como redactor podemos apreciar en sus líneas los productos de un discernimiento bien entrenado, por lo menos en lo elemental, a propósito de una variedad temática.
Los contenidos de este tomo están pletóricos de declaraciones, referencias, explicaciones, comentarios y alusiones que ya han sido utilizadas más de una vez por los biógrafos de Francisco I. Madero, de su familia y su ascendencia, así como por los historiadores de la Revolución Mexicana. Una cantidad enorme, sin embargo, permanece todavía sin aprovechar; el hecho es fácil de entender, pues las perspectivas adoptadas hasta hoy para incursionar en el maderismo han sido relativamente pocas, y aún son ésas en las que se sitúan una y otra vez los especialistas por diversas razones, típicamente académicas. En todo caso, una lectura abarcadora de esta parte inicial del Epistolario, realizada con imaginación analítica y verdadera disposición a formular hipótesis de largo y renovado alcance, dará seguramente lugar a interpretaciones desusadas, capaces de develar insospechadas relaciones entre la vida y carrera de Madero y el entorno en que le tocó vivir.

Roberto R. Narváez
Enero de 2021

 

Archivo de Don Francisco I. Madero
Epistolario, Tomo II

 

A juzgar por muchos de sus escritos, en especial las cartas y los apuntes autobiográficos, Francisco I. Madero tenía el hábito de observar su propia conducta, meditar sobre el resultado de sus acciones y la naturaleza de los pensamientos e intenciones que pudieron ocasionarlas. De hecho, entre sus modos de valorar la importancia de la escritura contaba el de utilizarla para fijar con claridad sus pensamientos y, en consecuencia, dirigir su atención exclusiva a los aspectos considerados fundamentales. Hacía bien, sin duda, y gracias a su férrea disciplina y constancia como redactor podemos apreciar en sus líneas los productos de un discernimiento bien entrenado, por lo menos en lo elemental, a propósito de una variedad temática.
Los contenidos de este tomo están pletóricos de declaraciones, referencias, explicaciones, comentarios y alusiones que ya han sido utilizadas más de una vez por los biógrafos de Francisco I. Madero, de su familia y su ascendencia, así como por los historiadores de la Revolución Mexicana. Una cantidad enorme, sin embargo, permanece todavía sin aprovechar; el hecho es fácil de entender, pues las perspectivas adoptadas hasta hoy para incursionar en el maderismo han sido relativamente pocas, y aún son ésas en las que se sitúan una y otra vez los especialistas por diversas razones, típicamente académicas. En todo caso, una lectura abarcadora de esta parte inicial del Epistolario, realizada con imaginación analítica y verdadera disposición a formular hipótesis de largo y renovado alcance, dará seguramente lugar a interpretaciones desusadas, capaces de develar insospechadas relaciones entre la vida y carrera de Madero y el entorno en que le tocó vivir.

Roberto R. Narváez
Enero de 2021

 

Filomeno Mata

Su vida y su labor

El ensayo biográfico de Luis I. Mata tiene por objeto hacer un tributo a la memoria de su padre, el periodista Filomeno Mata, no sólo desde la perspectiva familiar, sino también desde la memoria histórica. Por ello hace un recuento de esos recuerdos, y una reseña histórica de El Diario del Hogar, en cuyas páginas el padre plasmó su posición política, su proyecto de nación y su lucha por la libertad de imprenta y de las ideas.
En el apartado “Filomeno Mata: Ensayo biográfico”, el autor destaca a El Diario del Hogar como la tribuna que sintetiza el pensamiento de su padre. El recuento es cronológico, destaca los años de lucha en contra de la censura y la represión; señala a los leales compañeros del periodista que se fueron quedando, ya sea en la prisión, el destierro u la muerte, de los peligros que lo asechaban de manera cotidiana, pero no hicieron que cejara en su esfuerzo por la libertad de pensamiento y palabra.
Filomeno Mata murió el 2 de julio de 1911 y el INEHRM en este 110 aniversario luctuoso, ofrece con esta nueva edición un homenaje al hombre y a su lucha por la libertad de expresión.


 

Don Venustiano Carranza. Rasgos biográficos

Alfredo Breceda

Alfredo Breceda Mercado nació en Matamoros, Coahuila, el 24 de mayo de 1886. En 1907 trabajó en los Ferrocarriles Nacionales de Tehuantepec, Oaxaca y fue miembro activo del partido Democrático Antirreeleccionista de Coahuila desde 1908. En 1910 se levantó en armas en Río Yaqui, Sonora, logrando el grado de Capitán segundo de caballería. El 21 de febrero de 1913, después del cuartelazo de la Ciudadela, se levantó en armas en la ciudad de Saltillo y se enlistó bajo las órdenes de Venustiano Carranza.
Fue redactor y firmante del Plan de Guadalupe, se desempeñó como secretario particular de Carranza y fue también delegado por Coahuila en la Convención de Agua Prieta. Gran parte de su actividad militar estuvo bajo las órdenes del general Álvaro Obregón.
Ya en 1916 fue encargado del Despacho de la Secretaría de Gobernación y al año siguiente Oficial Mayor de la misma. Durante su carrera política obtuvo los nombramientos de gobernador y Comandante militar de San Luis Potosí y Coahuila y para 1918, fue gobernador del Distrito Federal. Después de su baja en el servicio militar obtuvo cargos diplomáticos en Suecia, Panamá, Noruega y la República Dominicana.
Columnista para El Universal y con varias distinciones y reconocimientos en su haber, dedicó parte de su vida a la escritura de obras relacionadas con la Revolución y el constitucionalismo.


 

Venustiano Carranza

Coronel Bernardino Mena Brito

Bernardino Mena Brito nació en Halachó, Yucatán, en 1887. Militar desde temprana edad, se enlistó en las filas maderistas y firmó el acta constitutiva del Partido Nacional Antirreleccionista. En 1913 se adhirió al constitucionalismo y luchó desde las zonas de Campeche, Tabasco y Chiapas. En 1914 partió al norte del país y en acompañó a Venustiano Carranza en su camino a Veracruz. Participó en las batallas de Celaya, Aguascalientes y Zacatecas siempre del lado del constitucionalismo. Después de 1917 buscó la candidatura al gobierno de Yucatán contendiendo contra Salvador Alvarado, al no lograr llegar a la gubernatura, fue nombrado Cónsul de México en Nueva Orleans. En 1921 nuevamente compitió por el gobierno de Yucatán, ahora teniendo como opositor de Felipe Carrillo Puerto, nuevamente perdió.
Ya para 1940 apoyó la campaña presidencial de Juan Andrew Almazán, después de esta significativa derrota, decidió retirarse a la vida privada y dedicarse a la escritura. Como literato su obra principalmente se inscribe dentro del ensayo y la novela.


 

Francisco I. Madero y la larga transición (ciudadanos, partidos y elecciones)

 

Francisco Ignacio Madero enarboló un movimiento revolucionario indiscutible que llevó hacia el cambio político indispensable que necesitaba México. Fue un personaje que se propuso, sin duda, el logro de un ideal democrático moderno que, mediante procesos electorales, la acción de partidos políticos y la legalidad de la participación y representación, condujera a una transición que pasara del ideal a los hechos. No solamente se trataba del reemplazo de la clase política, como en un primer momento quedó establecido. Era indispensable un cambio radical, una transformación que modernizara políticamente al país y así sustituyera a un Estado, un gobierno, una clase política y los procedimientos legales y electorales que se encontraban desgastados, anquilosados y viejos; ya no respondían a las necesidades y realidades de la sociedad mexicana de inicios del siglo XX.
Madero y el maderismo encendieron la mecha, iluminaron el camino hacia una larga transición revolucionaria que muy pronto modificó el orden de cosas existentes, que transformó radicalmente al sistema político porfiriano y condujo al país a una gran revolución social, política, económica y cultural.

 

 

José María Pino Suárez, semblanza


José María Pino Suárez, calificado por sus contemporáneos como un hombre sincero, altruista, honrado, leal y víctima de las circunstancias que le tocó vivir, ha sido tratado a través de la historia como la sombra del presidente Francisco I. Madero “martir de la democracia” y poco se ha analizado su labor, tanto intelectual como política, en la vida y desarrollo de nuestro país.
En esta semblanza de José María Pino Suárez se presentan, además de sus más importantes datos biográficos, una selección documental de cartas, manifiestos e informes que abarcan de 1909 a 1913, y un grupo de testimonios escritos por destacados intelectuales contemporáneos del prócer.

 

 

A 100 años, iconografía de Venustiano Carranza

 

El 21 de mayo de 2020 se cumplen 100 años de la muerte del presidente Venustiano Carranza, un mexicano excepcional, quien fue asesinado ese día, en 1920, por una rebelión militar en Tlaxcalantongo, Puebla. Venustiano Carranza es uno de los personajes más importantes no sólo de la Revolución Mexicana, sino de toda la historia nacional, sin el cual no es posible entender el México que hoy tenemos. Carranza fue uno de los arquitectos de las instituciones y del orden jurídico sobre los que se construyó el Estado mexicano del siglo XX. Su principal legado, sin duda, fue haber convocado al Congreso Constituyente que elaboró la Constitución Política más avanzada de su tiempo, la primera en incorporar los derechos sociales. como garantías constitucionales, una Constitución que fue modelo para muchos otros países y que es todavía, a pesar de todas las reformas y contrarreformas que han tratado de revertir su esencia social, democrática y libertaria, la Constitución que hoy nos rige.

 

 

 El Problema de Mexico

¿En qué consiste, que a pesar de haber triunfando tantos movimientos revolucionarios no se haya encontrado la fórmula que satisfaga las aspiraciones de la mayoría del país y haga imposibles nuevos trastornos?
Tan someramente como me sea posible, voy a describir algunas de las condiciones de mi país y a mencionar algunas medidas para ponerles remedio, a fin de que esta crítica no se circunscriba al campo especulativo ni tenga carácter destructivo.
Deseo advertir que no soy un ciego adorador de las instituciones y las leyes. Sé cuán poco influyen en la marcha de las sociedades cuando no son la expresión de sus necesidades ni de las del alma de su raza. Pero en el caso de México, creo que el estado de la opinión y el progreso político que hemos logrado reclaman ciertas modificaciones en nuestra organización política y administrativa, para que ayuden al libre desarrollo de las fuerzas económicas y sociales, que están pugnando por remover las montañas de obstáculos que en su camino han arrojado 400 años de tinieblas, de opresión y de servidumbre y los efectos funestísimos de una formación y de una educación comunistas.

Salvador Alvarado, 1919.

 

 

Sonora y Carranza

Clodoveo valenzuela
Amado Chaverri Matamoros

La alianza de Carranza con los sonorenses se inició en la lucha comnún contra Victoriano Huerta y se consolidó con la victoria del constitucionalismo. Dentro del grupo de Sonora, posteriormente se destacaron Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles en lo que sellaría el fin de las relaciones entre el Jefe constitucionalista y los sonorenses, el plan de Agua Prieta.
De la Huerta tuvo una relevante presencia, primero como aliado incondicional de Carranza, después como pieza clave en su derrocamiento; Obregón, quien a simple vista pareciera ser la cabeza del plan de Agua Prieta, supo capturar el descontento del centro y sur del país e impulsar desde Sonora la caída del Jefe constitucionalista. Calles por su parte, después de entregar la gubernatura de Sonora a de la Huerta, por instrucciones del mismo Carranza, renunció al ministerio de Comercio e Industria que le había asignado directamente el presidente, para unirse finalmente al Comité Director Obregonista, donde estrechó relaciones con Luis N. Morones y Felipe Carrilló Puerto, partidarios también de Obregón en sus aspiraciones a la presidencia de la República y que significaban esa pinza que buscaba Obregón en las alianzas entre el norte y el centro-sur.
El presente libro es —según definición de los autores— una obra de la más amplia información gráfica y periodística, sobre el movimiento del grupo de Sonora contra el régmen de Venustiano Carranza. Respaldada por gran múmero de documentos, incluye también imágenes sobre la promulgación del famoso plan firmado en la población de Agua Prieta, Sonora.

 

 

Agrarismo radical en México

Una biografía política de Úrsulo Galván,
Primo Tapia y José Guadalupe Rodríguez,
Irving Reynoso Jaime

Personajes como Úrsulo Galván, luchador social de Veracruz; Primo Tapia, líder campesino de Michoacán, y José Guadalupe Rodríguez Favela, agrarista de Durango, abanderaron en la década de 1920 las luchas campesinas con un programa agrario radical, que planteaba la autonomía del movimiento campesino frente al Estado, e incluso la necesidad de trascender el regionalismo y promover sus demandas en una organización campesina nacional. Este agrarismo, si bien puede considerarse heredero de las luchas de Villa y Zapata, hizo una crítica de las limitantes de sus antecesores, y planteó objetivos más radicales, acorde con la militancia anarquista, y luego comunista, de sus líderes, en una época en que los restos del zapatismo y del villismo estaban siendo cooptados por los gobiernos posrevolucionarios. En este trabajo presentamos una síntesis biográfico-política de dichos líderes campesinos.

 

 

Poder regional y política nacional en México. El gobierno de Maximino Ávila Camacho en Puebla (1937-1941).

Sergio Valencia Castrejón

El presente trabajo recupera como preocupación investigativa la interrelación existente entre la historia nacional y la regional, centrándose en la figura de Maximino Ávila Camacho y su gestión como gobernador de Puebla, de febrero de 1937 a 1941. En consecuencia, el autor analiza a la administración maximinista y su interacción con el contexto político nacional, con el fin de ofrecer una interpretación de la relación múltiple y variada que se dio entre el poder regional-estatal de Maximino Ávila Camacho y buena parte del gobierno cardenista, así como con los inicios de la administración de su hermano, el también general Manuel Ávila Camacho.

 

 

Historia militar de la Revolución en la época maderista

Tomo 1,2 y 3

Miguel Á. Sánchez Lamego

 

 

A 50 años, Lázaro Cárdenas

 

La biografía del revolucionario, del militar, del gober¬nante, del político, del negociador, del estadista Lázaro Cárdenas coincide con el itinerario de la Revolución Mexi¬cana y de la formación del Estado. Surgió a la vida política como militar, de la estirpe de los revolucionarios, hasta coin¬cidir con el proceso de institucionalización que él mismo impulsó. Su vida fue consecuente con sus principios y al¬canzó una coherencia difícil de encontrar en otros políticos mexicanos. Nació el 21 de mayo de 1895, cuando la dictadura de Porfirio Díaz cumplía los primeros 15 años, de los 30 que duró. Murió el 19 de octubre de 1970, cuando llegaba a su fin el periodo sexenal de Gustavo Díaz Ordaz.

 

 

Lázaro Cárdenas modelo y legado
Tomo 3

 

1º de diciembre de 1940. A las 12 horas puse en manos del general Manuel Ávila Camacho la banda presidencial. Terminó el periodo constitucional de mi gobierno y salgo satisfecho de haber concluido mi mandato. Me esforcé por servir a mi país y con mayor empeño al pueblo necesitado. Cancelé muchos privilegios y distribuí una buena parte de la riqueza que estaba en pocas manos.
Me retiro con un sincero deseo de que registre el mayor éxito la administración que hoy preside ya el señor general Manuel Ávila Camacho, con quien me siento solidarizado. Me hago el propósito de no leer en mucho tiempo periódicos que hablen de política. Considero tener la fuerza necesaria para no molestarme por ataques, pero es mejor dejar de leerlos. No cometeré error de contestar ataques de personas o de grupos que hayan o no estado en oposición a mi gobierno. Si mi administración tuvo actos que beneficiaron o perjudicaron al pueblo y al país, la Nación lo decidirá cuando se hayan serenado las pasiones de hoy. Si hubo errores, me sentiré satisfecho se corrijan en beneficio de la patria. Me retiro a trabajar alejado por completo de toda actividad política, estimando que así seré más útil a mi país. La fuerza política de que disfruté y las consideraciones que me guardó el pueblo, se debieron principalmente a la investidura legal que tuve como encargado del Poder Público, consideraciones éstas que le corresponden hoy al nuevo Presidente de la República, que es el legítimo representante del pueblo y único dirigente.

 

 

Lázaro Cárdenas modelo y legado
Tomo 2

 

Revolucionario, estadista y ex presidente. Comenzó su vida revolucionaria en 1913 dentro de las filas constitucionalistas, para combatir al régimen de Victoriano Huerta y, posteriormente, a la Convención. En 1920, secundó el Plan de Agua Prieta, movimiento que desconoció al presidente Venustiano Carranza.
En septiembre de 1928 tomó posesión como gobernador de Michoacán, para separarse del cargo y presidir el Partido Nacional Revolucionario (PNR) en 1930. También se desempeñó como secretario de Gobernación en 1931 durante el régimen de Pascual Ortiz Rubio. El 1 de enero de 1933 fue nombrado secretario de Guerra y Marina, cargo que dejó en mayo de ese mismo año para buscar la presidencia de la nación y, más tarde, convertirse en Presidente de México a partir del 1 de diciembre de 1934.
Su régimen se caracterizó por varias acciones, entre las que destacan: la expulsión del país de Plutarco Elías Calles, la creación de la Confederación Nacional Campesina y la Confederación de Trabajadores de México, y la reorganización del Partido de la Revolución Mexicana. En 1938 expropió los bienes de las compañías petroleras. Al término de su mandato, Cárdenas estuvo al mando de la región militar del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial, y fue también secretario de la Defensa Nacional. En la década de los sesenta participó en el Movimiento de Liberación Nacional. Murió en la Ciudad de México el 19 de octubre de 1970. Sus restos reposan en el Monumento a la Revolución.

 

 

Lázaro Cárdenas modelo y legado
Tomo I

 

Entre el 18 y el 20 de junio de 2002 se llevó a cabo en el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México el ciclo de conferencias Lázaro Cárdenas: Modelo y legado, con el objetivo de poner “el cardenismo sobre la mesa”. El foro permitió analizar, desde distintas perspectivas y con rigurosidad, la importancia histórica del general Lázaro Cárdenas y del cardenismo, así como la vigencia y continuidad de su proyecto.
Animados con un mismo espíritu reflexivo, para fomentar y divulgar la discusión histórica más allá de maniqueísmos y dogmatismos, el INEHRM convocó a un grupo de destacados académicos para conmemorar el nacimiento de Lázaro Cárdenas (ocurrido el 21 de mayo de 1895) y brindar, dentro del marco del foro, un homenaje al doctor Friedrich Katz (beneficiario de la política exterior cardenista) por sus aportaciones al conocimiento de la historia contemporánea de México y en particular por los veinte años de haberse publicado su obra La guerra secreta en México, pieza fundamental en la historiografía sobre nuestro país.
En el fondo, ambas conmemoraciones sirvieron de pretexto para analizar la figura de Lázaro Cárdenas y su periodo presidencial desde una mirada rigurosa en el análisis, a la vez que plural y actualizada, a partir de cuatro vertientes temáticas de gran interés: El modelo cardenista de gobierno, sus principales conflictos, las particularidades de la aplicación de su modelo en las regiones y su legado para el México contemporáneo.
Ahora, la edición en formato digital que el lector tienen ante sí, y que recupera la versión impresa de 2009, ve la luz bajo la celebración del 50 aniversario de la muerte del general Lázaro Cárdenas.

 

 

História militar de la Revolución en la época de la convención
Miguel A. Sánchez Lamego

 

A mediados del siglo pasado, hubo historiadores que, a pesar de su cercanía temporal con la Revolución y con gran carencia de fuentes —porque todavía no estaban abiertos muchos archivos—, lograron realizar obras de gran aportación para la historiografía. Al paso del tiempo, sus trabajos se convirtieron en fuentes obligadas para el estudio de ese periodo. Miguel Ángel Sánchez Lamego fue un joven revolucionario que llegó a ser uno de los militares profesionales de mayor prestigio del México postrevolucionario y moderno. Cuando terminó la lucha armada, ingresó a la Academia de Estado Mayor y posteriormente al Colegio Militar; continuó sus estudios en Francia. De regreso en nuestro país, se desempeñó como docente en los planteles militares más importantes de México: el Heroico Colegio Militar y la Escuela Superior de Guerra, desde donde alcanzó el generalato.
En el ámbito de la historia militar mexicana, se destacó como investigador acucioso y respetuoso del rigor metodológico, lo que le permitió alcanzar gran cientificidad y prestigio en el medio académico. Muchas de sus obras se han convertido hoy en día en clásicas.
Pionero en la investigación histórico-militar, cuando escribió sus obras sobre la Revolución, muchos repositorios documentales, como es el caso del Archivo Histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional —con sus fondos documentales de operaciones militares, cancelados, veteranos de la Revolución y pensionistas— prácticamente eran inaccesibles para los investigadores y para el público en general. Sánchez Lamego tuvo la fortuna de consultar esas joyas documentales, pudo absorber su contenido y así, escribió una historia balanceada y objetiva que le permitió reconstruir el acontecer diario de este movimiento social armado.

 

 

La utopía del norte fronterizo de Gabriel Trujillo Muñoz

 

La revolución anarcosindicalista de Baja California es una revolución poco mencionada en los libros de historia, porque no encaja en la versión oficial de la Revolución Mexicana en donde los años de 1910 a 1911 todo levantamiento armado es maderista o termina uniéndose a este movimiento. Gabriel Trujillo Muñoz nos muestra en este libro que, frente a esta visión, el Partido Liberal Mexicano y su campaña revolucionaria en Baja California son una excepción, un alzamiento armado que tuvo una importancia vital para dislocar el régimen dictatorial del general Porfirio Díaz y que demostró la tesis de los floresmagonistas.

 

 

Febrero de 1913
Martin Luis Guzmán

 

Martín Luis Guzmán reconstruye en estas páginas, paso a paso, y con lujo de detalles propios de la crónica periodística, la primera parte de uno de los episodios más tristes e indignantes de la historia de México en el siglo XX: la caída de Francisco I. Madero, líder de la Revolución de 1910 que derrotara con su llamado a la rebelión y carisma a una dictadura de más de tres décadas.
El escritor, periodista y diplomático mexicano (Chihuahua, 1887- Ciudad de México, 1977), que junto con Mariano Azuela es considerado máximo exponente de la llamada “Novela de la Revolución Mexicana”, describe los días que antecedieron a la traición de Victoriano Huerta, el general que desde las sombras, el alcoholismo y el resentimiento aprovechó la oportunidad que otros fueron fabricando, como el embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson; como los generales Bernardo Reyes y Manuel Mondragón, como Félix Diaz, sobrino del exdictador. A esa oportunidad abonó también, involuntariamente, el propio Francisco I. Madero.
Un coro de voces cuyos ecos recorren los pasillos de Palacio Nacional y las principales calles de lo que hoy conocemos como Centro Histórico de la Ciudad de México, o lugares antes lejanos como Tacubaya, Tlalpan y Lecumberri, ayuda a contar, desde la lealtad o la traición, lo que sucedió en Febrero de 1913.

 

 

Cartas al Presidente Cárdenas
Isidro Fabela

 

A fines de 1936 y por encargo del presidente Lázaro Cárdenas, el General Manuel Ávila Camacho, Secretario de la Defensa Nacional, ofreció a Isidro Fabela el puesto de Delegado Permanente de México en Ginebra. Días después a esa entrevista Fabela fue llamado a Palacio Nacional:

 

Yo no tenía el honor de conocer personalmente a don Lázaro Cárdenas. Su presencia me impresionó vivamente: tenía la severa dignidad del cargo; en su gesto y en sus palabras aparecía lo que era, el Presidente de la nación mexicana... Me escuchó con atención; su mirada clara y penetrante y su serenidad impasible denotaban que tenía esta considerable cualidad del buen estadista: sabía escuchar y sabía también auscultar el espíritu de su interlocutor.
Antes de despedirme del señor Gral. Cárdenas le pregunté si me autorizaba para escribirle directamente, a fin de darle a conocer el desarrollo de los acontecimientos internacionales cada día más graves en Europa, así como mis puntos de vista respecto a los problemas que se presentaran en la Sociedad de las Naciones.
El señor Presidente me contestó que me autorizaba para ello, y que le sería grato recibir mis cartas; agregándome que él también, por su parte, me escribiría personalmente cuando así lo estimara oportuno para darme instrucciones específicas, independientemente de las que recibiría de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Es así como nace el libro que el lector tiene frente a sí, éste es la recopilación de 22 cartas que Isidro Fabela escribió al Presidente Lázaro Cárdenas mientras ocupaba el cargo de representante ante la Sociedad de las Naciones. Algunos de los temas son: la guerra en España; la invasión de Polonia por Alemania primero y por Rusia después; y todo lo relacionado con México y otros países latinoamericanos y la Sociedad de las Naciones.

 

 

La Reconstrucción de México, Un mensaje a los pueblos de America, Tomo 3
Salvador Alvarado

 

En 1919 Salvador Alvarado se encontraba desencantado por el rumbo que había tomado la Revolución. Inconforme por la nominación de Manuel Bonilla como candidato a la presidencia de la República, tuvo que exiliarse ese mismo año. Desde su perspectiva, el camino estaba equivocado por la ambición de poder. Por ello escribió La Reconstrucción de México, obra editada en tres tomos, en la que expone sus ideas para transformar la situación del país, que él consideraba sumamente grave. En esa obra se recogen sus reflexiones sobre temas tan trascendentales como: la circulación de las riquezas nacionales, las problemáticas fiscal y financiera, el petróleo, la marina mercante, el contexto internacional y, en el ámbito social, la niñez, la educación pública, la mujer, la justicia, el ejército, el trabajo, la política tras la Revolución, además de la ciudad a la que consideraba “exponente de la civilización”.
Entre los principales desvíos que Alvarado percibía en torno a la Revolución Mexicana, se encontraba la acumulación de poder, casi absoluto, concentrada en la figura presidencial. Bajo esta perspectiva es que, poco a poco, se fue colocando en la oposición a Carranza, a quien llegó a considerar que traicionaba la causa revolucionaria. En ese tenor, fundó el periódico El Heraldo, en cuyas páginas se vertieron propuestas vanguardistas para esos años, como por ejemplo, la formación de un partido que unificara a los revolucionarios. Empero, tomó nuevamente las armas y se unió al grupo sonorense que enarboló el Plan de Agua Prieta, mediante el cual se derrocó a Carranza. Ocupó el puesto de Secretario de Hacienda durante el interinato de Adolfo de la Huerta, pero, en 1923, otra vez estará enfrentado al presidente, el general invicto de la Revolución, Álvaro Obregón. Ya retirado del ejército, su intención final de cambio lo condujo a apoyar la rebelión delahuertista, lo que ocasionó nuevamente su salida del país y a su regreso su muerte, fue fusilado el 9 de junio de 1924 bajo las balas obregonistas.

 

 

La Reconstrucción de México, Un mensaje a los pueblos de America, Tomo 2
Salvador Alvarado

 

Al levantamiento en Yucatán de Abel Ortiz Argumedo, el general que depuso al gobernador carrancista Toribio de los Santos, Carranza designó a Salvador Alvarado comandante militar en ese estado para que recuperara la plaza y jefaturara el movimiento constitucionalista en Yucatán. La carrera política de Salvador Alvarado llegó a su cúspide cuando fue gobernador y comandante militar de Yucatán, de 1915 a enero de 1918. Fue entonces cuando se manifestó como un gran reformador social.
Sin duda, la labor revolucionaria de Salvador Alvarado encontró su crisol en la península de Yucatán. Ahí puso en marcha un amplio programa de reformas agrarias, laborales y educativas en favor de los campesinos, obreros y sectores populares que transformó la vida de los hombres y mujeres de Yucatán. En menos de tres años, entendió y cambio la situación política, económica y social de Yucatán, donde derrotó a la oligarquía, a la que él bautizó como la “casta divina”, restándole privilegios y modificando las relaciones comerciales con el exterior, estableciendo una nueva correspondencia de las fuerzas políticas y sociales, sentando las bases de una nueva organización social.
Como reorganizador de la sociedad yucateca, Alvarado fue modernizador y continuó el esfuerzo de Carranza de otorgar a los mexicanos nuevas leyes, que mejoraran sus condiciones de vida. Al asumir la gubernatura preconstitucional en 1915, puso en marcha su proyecto. Legisló y reglamentó en beneficio de los trabajadores, de la educación y de los derechos de las mujeres y los niños. Fue promotor del cooperativismo y del mutualismo obrero, fomentó el feminismo, la educación racionalista y el anticlericalismo.

 

 

La Reconstrucción de México, Un mensaje a los pueblos de America, Tomo 1
Salvador Alvarado

 

Salvador Alvarado nació en Sinaloa (se desconoce la fecha precisa pero se ubica entre 1979 y 1880), y murió fusilado en el rancho de El Hormiguero, en 1924. Vivió su infancia en Pótam, Sonora, trabajaba junto a su padre en el comercio de las pieles, oficio que le llevó a la afición por la química. Fue un ávido lector y sus lecturas le formaron en un pensamiento de preocupación por sus semejantes y por la búsqueda de mejoras sociales. En 1906, Alvarado se trasladó a vivir a Cananea, lugar donde conoció de primera mano los acontecimientos que antecedieron a la revolución maderista, y se acercó a los postulados del Partido Liberal Mexicano de los Flores Magón. Años después, en desacuerdo con el radicalismo que mostraba esa asociación política, se acercó a Francisco I. Madero. Empezó a conspirar contra la dictadura de Díaz antes de 1910, por lo que tuvo que refugiarse en Estados Unidos ante la amenaza de ser detenido. Después del 20 de noviembre regresó a territorio mexicano e inició su carreta militar, al triunfo del maderismo, Alvarado permaneció al lado de los revolucionarios y con la experiencia que había adquirido en los campos de batalla, se enfrentó a los rebeldes orozquistas (1912). Tras la usurpación de Huerta y avecindado en territorio sonorense, se alió al constitucionalismo y ya con el grado de coronel, es nombrado Jefe de Operaciones en el centro del estado. Sus acciones merecieron el reconocimiento a sus capacidades organizativas, por lo que pronto fue ascendido a general. Posteriormente Carranza deposita su confianza en Alvarado, por lo que le encarga la organización del Cuerpo de Ejército del Sureste y es enviado a la península yucateca, donde pondrá en marcha sus propuestas, dejando una huella que todavía hoy perdura.

 

 

Personajes, cuestión agraria y Revolución Mexicana
Mónica Blanco y Esperanza Fujigaki

 

El tema dominante que permea gran parte de los trabajos reunidos en este libro es el de las vicisitudes de la cuestión agraria entre 1910 y 1940, es decir, durante la etapa armada de la Revolución mexicana y las dos décadas siguientes, desde la perspectiva de los autores que reflexionaron sobre la misma, así como sobre los proyectos y las políticas económicas tendientes a modificar la esctructura agraria del país. En la historiografía de la Revolución Mexicana, los aspectos que se refieren a la reforma agraria cardenista y a la creación del ejido ocupan un lugar preponderante. Menos conocidas son las propuestas alternativas de modificación de la tenencia de la tierra que se desarrollaron en el periodo de 1910 a 1930. Por lo tanto, esta antología constituye una contribución al conocimiento de un tema central: el análisis de esos planteamientos alternos sobre la custión agraria en México.
La presente edición en formato electrónico es la versión facsimilar del libro editado en 2004 por el INEHRM, y que a su vez deriva de las ponencias presentadas en el foro “Personajes, cuestión agraria y Revolución mexicana”, efectuado en julio de 2002. El conjunto de los textos reunidos es también producto del trabajo de investigación “Revolución mexicana: personajes y procesos agrarios en el norte y centro del país”, que se desarrolló en el área de Historia Económica de México de la División de Estudios Profesionales de la Facultad de Economía de la UNAM.

 

 

El sur de México

 

Miguel Covarrubias (1904-1957) nació en la Ciudad de México. Caricaturista, ilustrador y etnólogo. Diseñador de escenografías para teatro, escribió e ilustró un gran número de obras sobre el arte y la vida de los pueblos indígenas mexicanos. Fue también docente en la Escuela Nacional de Antropología e Historia y director de la Escuela de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes.
Desde muy joven destacó como ilustrador y ya a los 18 años preparó las ilustraciones que acompañaron el manual de dibujo publicado por la SEP en 1923; también durante ese año emigró a Nueva York donde trabajó en la Agregaduría Cultural del consulado mexicano. Gustoso de la vida cosmopolita, apasionado por el jazz participó como dibujante en las revistas Vanity Fair, Fortune y The New Yorker. A inicios de los años 30 obtuvó la beca Guggenheim que lo llevó a estudiar el arte de oriente y para ello radicó unos meses en la isla de Bali, Indonesia. En 1937 publicó el libro La Isla de Bali, obra que lo perpetuó en el arte y que marcó los estudios que en adelante realizaría sobres los pueblos originarios y sus costumbres. Coleccionista de textiles, cerámicas y todo tipo de objetos artísticos, a su regreso a México frecuentó el círculo de intelectuales que propugnaban por el nacionalismo en el arte. A partir de entonces se concentró en las manifestaciones culturales de las comunidades indígenas y de las civilizaciones prehispánicas de México.
En 1946 publicó en Nueva York el libro Mexico South. The Isthmus of Tehuantepec, que el Instituto Nacional Indigenísta editó en español en 1980. La versión que ahora presentamos es el facsimilar de ésa y que el INEHRM sacó a la luz en 2004. En esta obra Covarrubias logró un valioso estudio antropológico e histórico de las comunidades indígenas del istmo mexicano, analiza y describe aspectos como el canto, la magia, la religión, el matrimonio, la muerte, la belleza racial y todo tipo de expresiones artísiticas y arquitectónicas.

 

 

Oaxaca y Puebla

John Reginald Southworth

 

“Oaxaca y Puebla Ilustrados” es el quinto libro de las series que tratan de los recursos de los Estados Unidos Mexicanos, habiendo sido precedido éste por “Sonora Ilustrado”, “Sinaloa Ilustrado”, “Bajo California Ilustrado” y “Veracruz Ilustrado”.
Debido a la identidad de intereses entre los estados de Oaxaca y Puebla y estando estos ligados por el Ferrocarril Mexicano del Sur pareció más conveniente publicar los volúmenes en uno sólo.
Los recursos de Oaxaca y Puebla son capaces de gran desarrollo; esto es cierto sobre todo respecto de la agricultura y la minería. Los capitales nacionales y extranjeros pueden tener empleo permanente y lucrativo explotando enérgicamente las grandes riquezas que se encuentran en las montañas, aguas, terrenos y maderas preciosas de estos estados fértiles e históricos.
Con estos párrafos el publicista norteamericano John Reginald Southworth, abre el volumen dedicado a Oaxaca y Puebla (que editó en 1901), dentro la serie de obras para destacar las condiciones políticas, sociales, culturales y de inversión económica de varios estados de la República Mexicana. La edición bilingüe se ilustró con fotografías y está acompañada de anuncios publicitarios. Pocos datos biográficos se tienen de Southworth, lo que puede aventurarse sobre su trabajo como publicista es que colaboró con la política porfirista que buscaba inversiones extranjeras en México, la información contenida en su obra hace énfasis en los recursos naturales, la industria, la minería y el comercio.

 

 

Historia de la Revolución en Oaxaca

 

Alfonso Francisco Ramírez (1896-1979) nació en Teposcolula, Oaxaca. Abogado, diplomático, orador, ensayista y poeta. Además, fue diputado federal y magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Perteneció a la Sociedad de Geografía y Estadística y a la Academia Mexicana de la Historia. “
El Estado de Oaxaca siempre se ha singularizado por su inquebrantable y entusiasta adhesión a los ideales de independencia y libertad, y a los principios en que descansa la dignidad humana. En todos los grandes movimientos nacionales en defensa de nuestra soberanía y audodeterminación, ha estado presente desde el primer momento, contribuyendo generosamente con la sangre y el pensamiento de sus hijos, al triunfo de las causas nobles”. Con estas palabras da inicio el autor al presente volumen en el cual resume la participación de Oaxaca en las distintas etapas de la historia de México. Durante la revolución, por ejemplo, analiza cómo Oaxaca permaneció enfrascada en una lucha de facciones por el poder político estatal. El libro, además, incluye documentos hasta ese momento inéditos sobre el periodo revolucionario en Oaxaca.

 

 

Diccionario Histórico de la Revolución en Oaxaca

 

En el año 1990, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM) emprendió el proyecto editorial Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana, que constaría de 8 volúmenes. Cada una de las 32 entidades de la República Mexicana convocó a historiadores e investigadores para escribir sobre personajes y episodios de la Revolución en sus territorios. El presente volumen: Diccionario histórico de la Revolución Mexicana en Oaxaca, perteneció a aquella magna obra. Para la edición del año 2000, los autores se propusieron ampliar la propuesta inicial al agregar un esbozo histórico, fotografías, una cronología, y algunas fichas más. Dicha versión, que el INEHRM coeditó junto a la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, es la que ahora, en formato electrónico, se pone a disposición del público en general.

 

 

Estampas de la a Revolución

Serie

 

El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, de su programa editorial en formato electrónico, presenta una nueva colección de textos: Estampas de la Revolución Mexicana, con el propósito de difundir y promover el interés por la lectura de documentos fundamentales de este proceso histórico del siglo XX. Para ello pretende recuperar escritos de varios actores, mujeres y hombres de diversas posiciones ideológicas, y dando cabida a versiones tanto de personajes principales como de aquellos considerados tradicionalmente como secundarios, pues de alguna manera todos participaron en nuestro más importante acontecimiento económico, político y social del siglo.
El gran valor de estos textos radica en que permitirán revisar a muchos personajes, acontecimientos e instituciones, enriquecer nuestra perspectiva, entender mejor los procesos históricos y conocer distintas visiones desde ángulos excepcionales, por la privilegiada información que tenían los autores.

 

 

Memorias de Don Adolfo de la Huerta según su propio dictado
Lic. Roberto Guzman Esparza

 

A los 70 años de edad, Adolfo de la Huerta se dio a la tarea de evocar su pasado en largas charlas con su amigo y otrora secretario Roberto Guzmán, un tiempo que ineludiblemente hilaba el gran acontecimiento con el que nuestro país recibió el siglo xx: la Revolución Mexicana. Nacido en Guaymas, Sonora, De la Huerta vivió en un ambiente convulsionado, agreste, en un México de manifiestos, acuerdos y tratados que servían para llegar al poder, para lograr un pacto o una traición. El objetivo original de ese ejercicio de memoria era dar su propia versión sobre hechos en los que participó públicamente, en especial de aquellos de los que fue protagonista. El señor De la Huerta quería “aclarar”, dice su secretario, por qué “los hombres que han ocupado puestos públicos dejan una huella histórica que precisa limpiar de deformaciones debidas a errores o enconos”.
Diputado, gobernador, cónsul, secretario de Estado, presidente de la República; De la Huerta fue parte importante del engranaje revolucionario, sin duda. Sus memorias, transcritas y comentadas por quien lo acompañó en el exilio y en los momentos más candentes de su carrera política, es el testamento de viva voz del hombre que, junto con los generales Obregón y Calles, formó la poderosa alianza política y militar que gobernó al país durante los años veinte.

 

 

Adolfo de la Huerta y la Revolución Mexicana
Pedro Castro Martínez

 

Felipe Adolfo de la Huerta Marcor nació en Guaymas, Sonora, el 26 de mayo de 1881. Realizó sus estudios primarios en su pueblo natal y en Hermosillo. En 1896 se trasladó a la Ciudad de México para continuar su formación académica en la Escuela Nacional Preparatoria, donde estudió contabilidad, además de violín y canto —una de sus mayores pasiones en la vida—. Tras la muerte de su padre, en 1900, regresó a Sonora. Trabajó en diversas empresas en los ramos contable y administrativo, al tiempo que participaba en tertulias y eventos culturales como cantante. Con el pasar de los años se involucró en actividades políticas, primero como simpatizante del Partido Liberal Mexicano y después como agente antirreeleccionista. Apoyó a la revolución y al gobierno maderistas a nivel local, y fue uno de los civiles sonorenses de mayor confianza en el círculo cercano al Primer Jefe Venustiano Carranza, lo que le permitió ocupar cargos públicos relevantes como la gubernatura de Sonora.
El 23 de abril de 1920, Adolfo de la Huerta —con el respaldo militar de Plutarco Elías Calles— proclamó el Plan de Agua Prieta mediante el cual los sonorenses desconocían al gobierno de Carranza y se levantaban en armas. La rebelión triunfó luego del asesinato del coahuilense y De la Huerta fue designado presidente provisional. En seis meses de gestión, su gobierno interino logró finalmente trazar el camino hacia la reconstrucción y consolidación del nuevo Estado revolucionario, así como la reconciliación nacional. El 1 de diciembre de 1920 entregó el Poder Ejecutivo al presidente electo, Álvaro Obregón.
Este trabajo obtuvo Mención Honorífica en el Premio Salvador Azuela del INEHRM en 1990.

 

 

Historia del ejército y de la revolución constitucionalista (1a Época)
Juan Barragán Rodríguez

 

La participación de Juan Barragán dentro de la Revolución fue el acontecimiento central en su vida, por lo cual, una vez concluida la etapa armada y habiendo sido derrotado Carranza por los jefes sonorenses, Juan Barragán, quien conservó el archivo del Estado Mayor constitucionalista, se dio a la tarea de hacer la historia de ese movimiento y a difundir lo que, desde su punto de vista, explicaba su desarrollo y junto con él, el curso de la Revolución Mexicana.

Los dos tomos que publicó y uno tercero que ya no alcanzó a revisar, describen pormenorizadamente el surgimiento y desarrollo del constitucionalismo, hasta su llegada al poder, como corriente triunfadora de la Revolución. En conjunto, la obra constituye un amplio mosaico sobre el desarrollo militar y político de la facción triunfadora de la Revolución, antes de que se dividiera y fuera desplazada por los jefes sonorenses. Desde su primera publicación, ha sido y sigue siendo una obra de referencia obligada para todos los interesados en la historia militar y política de la Revolución, por lo que el INEHRM la pone a disposición del público nuevamente, con motivo del Centenario luctuoso de Venustiano Carranza.

 

 

 

 

Historia del ejército y de la revolución constitucionalista (2a Época)
Juan Barragán Rodríguez

 

Como jefe del Estado Mayor de don Venustiano Carranza, Barragán tuvo en sus manos todos los partes de guerra y documentos militares remitidos por los diversos jefes de operaciones al Primer Jefe, por lo que pudo argumentar que tuvo una visión global de los hechos militares de aquellos años (1913-1920). Dichos documentos, reunidos en el archivo del Primer Jefe, fueron escondidos por el propio Barragán en 1920, quien los recuperó muchos años después para escribir la “verdadera” historia del Ejército y la Revolución constitucionalista, según su argumentación:

De regreso al país [...] ya con la calma necesaria y teniendo a mi disposición el mencionado archivo, rico en autógrafos y documentos inéditos, y aprovechando además el testimonio irrefutable de algunos de los protagonistas de este drama [...] decidí reanudar la interrumpida tarea de escribir la historia completa de [...] la Revolución Constitucionalista [...].
Con las anteriores explicaciones y salvedades, y protestando que los acontecimientos que narro, con severidad analítica, son por sobre todas las cosas, reales y rigurosamente ciertos, pues a diferencia de nuestros adversarios, “me avergonzaría de hacer de la historia un instrumento de venganza o de calumnia de los muertos, en interés o en daño de los vivos”.

 

 

 

 

Historia del ejército y de la revolución constitucionalista (3a Época)
Juan Barragán Rodríguez

 

El general Juan Barragán Rodríguez nació en Río Verde, San Luis Potosí, en 1891. Descendía de uno de los presidentes de la República y su padre, próspero hacendado, era amigo personal del gobernador porfirista de Coahuila, Miguel Cárdenas, y del senador Venustiano Carranza, así como del doctor Rafael Cepeda de la Fuente, quien sería el principal dirigente del antirreleccionismo en San Luis Potosí. Siendo estudiante de derecho, Barragán se involucró con el maderismo, desempeñando diversas comisiones para el doctor Cepeda y don Venustiano, quienes a la caída de la dictadura saldrían electos gobernadores de San Luis Potosí y Coahuila, respectivamente. En 1913 se unió a la revolución constitucionalista, donde militó a las órdenes de los generales Lucio Blanco y Andrés Saucedo, hasta que don Venustiano Carranza lo llamó para incorporarlo a su Estado Mayor, del que pronto llegaría a ser jefe. Desde entonces y hasta la muerte del Varón de Cuatro Ciénegas —Barragán fue uno de los últimos leales que lo acompañó hasta Tlaxcalantongo— fue su fiel partidario. Y lo siguió siendo más allá de la muerte del Primer Jefe.

 

 

 

 

 Carranza el Hombre, el político, el caudillo, el patriota
  Francisco L. Urquizo

 El presente libro, el general Urquizo lo inicia con la exposición de Carranza, el hombre: sus orígenes, su vida en familia. En los siguientes capítulos avanza conforme al título: Carranza, el político; y Carranza, el patriota. En estos apartados describe el camino del Varón de Cuatro Ciénegas en la política, desde su elección como presidente municipal de Cuatro Ciénegas y posteriormente como gobernador de Coahuila. Su participación en la Revolución apoyando a Madero y como al asesinato de éste, encabeza el movimiento constitucionalista que finalmente lo llevará a la Presidencia del país. Describe la esencia de la Doctrina Carranza que en materia de relaciones internacionales, tenía como eje el respeto de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención como el acatamiento a la soberanía, las leyes, las instituciones y las formas de gobierno. Al final de esta obra, Urquizo describe el último episodio de la vida de Carranza: Tlaxcalantongo. El libro incluye la transcripción de la autopsia del cadáver de Carranza y busca así desmentir la versión que sostenía un posible suicidio.

Francisco Luis Urquizo Benavides nació el 27 de julio de 1891 en San Pedro de las Colonias, Coahuila. En 1911 se integró al maderismo y escaló rapidamente al grado de capitan primero del ejército maderista. Después de la Decena Trágica, Urquizo se incorporó al constitucionalismo y fue siempre leal y cercano a Venustiano Carranza. A su muerte fue parte del grupo de generales carrancistas exiliados del país, tiempo que aprovechó para iniciar una prolífica carrera literaria, lo que le mereció además ser considerado uno de los principales autores de la novela de la Revolución. Regresó a México en 1934, ejerció diversas actividades para el gobierno federal y dedicó sus últimos años, entre muchos más proyectos para salvaguardar la historia de la Revolución, a la creación del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Méxicana, el inehrm.

 

 

 

Con Carranza, episodios de la revolución constitucionalista 1913-1914
Manuel W. González

Manuel W. González nació el 29 de octubre de 1889, se integró a la revolución de Madero y fue colaborador de varios periódicos maderistas. En 1913 se unió a las fuerzas constitucionalistas bajo las órdenes de Pablo González, de quien fue secretario particular y jefe de su Estado Mayor.

Ya con el grado de teniente, firmó el Plan de Guadalupe de Venustiano Carranza, contra el régimen de Victoriano Huerta. Más tarde desempeñó la subjetatura del Estado Mayor del Noroeste en las filas de Jesús Carranza. Tomó parte en las camapañas de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro y Guanajuato, hasta la ocupación de la Ciudad de México en 1914. Después operó en Morelos y Guerrero. El 6 de mayo de 1920 recibió el grado de general de brigada, destinándosele a la campaña de Chiapas.

Meses después de que Carranza fuera derrocado y asesinado por la rebelión de Agua Prieta, salió exiliado a los Estados Unidos. Se desepeñó como redactor de varios diarios y en 1925 regresó a Monclova y siguió colaborando como articulista. En 1929 participó en la rebelión escobarista y, tras su fracaso, salió desterrado nuevamente a los Estados Unidos. A finales de 1930 regresó a México y ocupó distintos cargos en el servicio público y en el ejército. Murió en la Ciudad de México el 26 de marzo de 1956.


Manuel W. González fue un gran observador de los acontecimientos en los que le tocó participar y un buen escritor. El libro Con Carranza es un mosaico de estampas personales en las que el autor relata de manera amena sus recuerdos de la campaña constitucionalista.

 


 

El triunfo del constitucionalismo
Varios autores

A cien años del fallecimiento de Venustiano Carranza, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (inehrm) rememora en la presente publicación tres acontecimientos centrales en la historia de la Revolución Mexicana: la batalla de Zacatecas, donde la División del Norte derrotó al Ejército federal huertista; la firma de los Tratados de Teoloyucan, por los que se entregó incondicionalmente la capital del país al constitucionalismo y se disolvió el ejército del antiguo régimen; y finalmente, el ingreso triunfal de Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, y con él, el restablecimiento del orden constitucional.

 

Al análisis de estos tres acontecimientos por parte de los historiadores Martha B. Loyo, Josefina Moguel, Javier Villarreal, Valentín García Márquez y Edgar Urbina Sebastián, en la presente edición se incluye también el Diario de la Batalla de Zacatecas de Felipe Ángeles, el famoso general que tuvo un papel decisivo como jefe de la artillería villista en la batalla de Zacatecas, y que escribió la que es sin duda la más completa narración sobre esta contienda, la más famosa y estudiada de la Revolución Mexicana.


 

La Ciudad de México durante la revolución constitucionalista
Francisco Ramírez Plancarte

Francisco Ramírez Plancarte fue miembro de los batallones rojos que apoyaron al constitucionalismo en la guarnición capitalina. Vivió las ocupaciones de la ciudad de 1914 a 1915, cuando constitucionalistas y convencionistas se disputaron su control. Empezó a publicar sus vivencias en El Universal Gráfico, y en 1932 terminó de escribir La Ciudad de México durante la revolución constitucionalista, que publicó por sus propios medios en 1940 y después en la editorial Botas en 1941.

El autor narra en forma pormenorizada y crítica los principales acontecimientos vividos por la población capitalina entre 1914 y 1915. La obra inicia con la descripción de la situación que vivió la capital del país después de la Decena Trágica y del asesinato de Francisco I. Madero. Las reacciones que hubo entre la población al llamado de Carranza para desconocer y derrocar a Victoriano Huerta, y la inclinación de la sociedad  hacia los revolucionarios.

 

Describe el arribo del ejército de Obregón a la Ciudad de México el 15 de agosto de 1914, y la entrada triunfal de Carranza ese mismo año. Reseña como la capital fue motivo de disputa entre las distintas facciones revolucionarias y refiere la entrada de las fuerzas zapatistas y el arribo de los villistas. Relata también como en enero de 1915, ante el rompimiento de la Convención de Aguascalientes, la ciudad se convirtió en un campo de batalla con la especulación de víveres, el cambio de moneda de acuerdo con la fuerza ocupante, y como la imposición de préstamos y la inseguridad se incrementaron. A la recuperación de la ciudad por parte de Obregón y su ejército, éste intenta imponer orden y aliviar el hambre de la población, aunque a su salida para continuar en campaña hizo zozobrar el proyecto. Será hasta la llegada de Pablo González en agosto de 1915, que el gobierno constitucionalista comenzó la reconstrucción de la ciudad.

 


 

La herencia de Carranza
Luis Cabrera

Luis Cabrera fue uno de los intelectuales más brillantes de la Revolución Mexicana y una de las personas más cercanas a Venustiano Carranza. En La herencia de Carranza, el abogado poblano hace la semblanza del Primer Jefe de la revolución constitucionalista. Con la buena prosa que lo caracterizó, narra sus impresiones sobre quien conoció como como pocos.

Cabrera fue uno de los pocos hombres que permanecieron fieles a Carranza y que lo acompañó en su última travesía, escribe su libro a sólo tres semanas de su muerte. Estas páginas son las más emotivas, en ellas el autor narra los últimos días del presidente, en su intento por llegar a Veracruz, después de que la mayor parte del Ejército se le rebelara. En su testimonio, el autor combate la hipótesis de que Carranza se hubiera suicidado. Califica a su derrocamiento de cuartelazo. Luis Cabrera concluye que Carranza legó a México una nueva carta magna, una hacienda pública sana y un nuevo ejército.

En el marco de las actividades conmemorativas por el Centenario de la muerte de Venustiano Carranza, reeditamos La herencia de Carranza de Luis Cabrera, obra indispensable para conocer la vida y la obra de quien hizo posible la promulgación de la constitución social más avanzada de su época.


 

La revolución como nosotros la vimos
Jesús Romero Flores

La Revolución como nosotros la vimos es el testimonio de Jesús romero Flores, maestro michoacano, revolucionario y constituyente de 1917. Quien fuera uno de los fundadores del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las revoluciones de México (inehrm), concibe a la historia de nuestro país como producto de un proceso revolucionario que atravesó por tres etapas: la Guerra de Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución Democrática inicada por Francisco I. Madero en 1910 y secundada por Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. El constitucionalista considera que la Revolución Democrática consta de cuatro etapas: el origen y sus causas, la lucha armada, el triunfo y consolidación del poder revolucionario y el desarrollo del programa social de la Revolución.

 

 


 

México-Tlaxcalantongo mayo de 1920
Francisco L. Urquizo

 El general revolucionario y escritor Francisco L. Urquizo, que combatió en las filas del constitucionalismo, fue testigo directo de los últimos días del presidente Venustiano Carranza. Lo acompañó hasta Tlaxcalantongo, donde el Primer Jefe fue abatido por quienes se alzaron en armas en la rebelión de Agua Prieta.

Con pluma magistral, narra en el presente volumen los trágicos acontecimientos, entre ataques de tropas sublevadas, que superaban en número a los leales al presidente, deserciones y otras vicisitudes, frente a las cuales Carranza responde siempre con fortaleza y valentía.

 

El inehrm reedita la versión facsimilar de México-Tlaxcalantongo de Francisco L. Urquizo, fuente primaria fundamental para conocer el fin del gobierno y de la vida del gran estadista mexicano Venustiano Carranza. A esta edición hemos agregado una secuencia de imágenes —que a modo de álbum fotográfico— permiten conocer al lector, el que fuese último viaje del Varón de Cuatro Ciénegas.

 

 

 

Origen del ejército constitucionalista
Francisco L. Urquizo

Francisco L. Urquizo es, sin lugar a dudas, uno de los personajes que más ha contribuido a que las generaciones posteriores a aquella que hizo la Revolución Mexicana hayan podido aproximarse a ese magno acontecimiento y entenderlo a través de su magistral pluma. Los escritos de Urquizo, en los cuales rescata sus vivencias como participante de la gesta revolucionaria y donde ofrece retratos e imágenes memorables de los sucesos, se han convertido en una de las mejores descripciones para la comprensión de un evento tan vasto y complejo como la Revolución. Por eso, su obra es una referencia obligada para todo aquel que quiera conocer lo que significó ese gran cataclismo social que transformó para siempre a nuestro país.

 


El inehrm presenta ahora nuevamente la edición facsimilar de su obra Origen del ejército constitucionalista, conferencia que Urquizo dictó el 22 de febrero de 1963, cuando se cumplieron los primeros diez lustros del Ejército Mexicano, y que el INEHRM editó en 1964 para conmemorar a su vez el cincuentenario de la firma de los Tratados de Teoloyucan, 13 de agosto de 1914. Ahora el motivo de esta nueva edición es la conmemoración de los 100 años del fallecimiento de Venustiano Carranza.

 

 


 

Plan de Guadalupe decretos y acuerdos 1913-1917
Venustiano Carranza

El Plan de Guadalupe no sólo es un documento de una enorme trascendencia histórica, sino que es la base sobre la que descansa todo el sistema jurídico que nos rige hoy. Cuando don Venustiano Carranza lo dictó a su secretario Alfredo Breceda en la Hacienda de Guadalupe en marzo de 1913, lo hizo respondiendo al mandato que el Congreso de Coahuila le había dado el 19 de febrero de ese año a través de su famosísimo decreto número 1495: desconocer el gobierno usurpador de Victoriano Huerta y crear un ejército para enfrentarlo hasta que se pudiera reestablecer el orden constitucional interrumpido por el golpe militar.

Por eso, el Plan no sólo fue absolutamente legal, sino de una sencillez intachable. Fue legal porque el Congreso de Coahuila, de acuerdo al artículo 128 de la Constitución de 1857, era la única autoridad legalmente constituida en el país después del golpe militar, ligada a la soberanía del pueblo de México, con la facultad de ordenar el establecimiento del Ejército Constitucionalista, pues todos los demás poderes constituidos habían reconocido a Victoriano Huerta —excepto el gobierno de Sonora que, no obstante, atravesaba entonces por una crisis después de que el gobernador José María Maytorena había solicitado una licencia para ausentarse del país al saber del golpe—. Y el Plan era sencillo porque, de acuerdo a una interpretación del mismo artículo 128 de la Constitución, el Primer Jefe no debía utilizar los poderes extraordinarios sino para reestablecer el orden constitucional. Por eso, un decreto mucho menos conocido —pero igualmente importante, que sin duda estaba dentro del Estado de Derecho y que también se reproduce en esta colección de documentos— expedido por la Comisión Permanente del Congreso de Coahuila el 19 de abril de 1913 en Piedras Negras, sancionaba la legalidad del Plan de Guadalupe.

 

El resto de los documentos que forman la colección que el lector tiene frente a sí, son algunos de los ejemplos más importantes de los decretos que le dieron estructura a las reformas que demandaba la Revolución.


 

Carta al pueblo de Yucatán
Salvador Alvarado

 

Salvador Alvarado nació en Culiacán, Sinaloa. Entusiasta del pensamiento liberal, del anarquista, y más tarde del socialismo, tuvo una destacada participación en la Revolución. Al producirse la ruptura entre las corrientes revolucionarias, Alvarado se mantuvo dentro de las filas constitucionalistas, y para 1915 se desempeñó como gobernador y comandante militar de Yucatán, en donde llevó a cabo una de las más importantes transformaciones económicas, políticas y sociales de la Revolución Mexicana: reordenó la producción y comercialización del henequén, principal producto de la península. Para ello promovió la organización de los trabajadores y peones rurales, estableció juntas de conciliación y arbitraje. Además, dio gran impulso a la instrucción pública al establecer escuelas de orientación pedagógica racionalista y más de 600 escuelas rurales. Colaboró con la lucha por la emancipación femenina al convocar al Primer Congreso Feminista nacional. Sus experiencias y propuestas para Yucatán las expresó en sus textos Carta al pueblo de Yucatán y Mi sueño, de 1916.

 

 

Mi actuación revolucionaria
Salvador Alvarado

 

Salvador Alvarado fue uno de los ideólogos y generales más destacados de la Revolución Mexicana. De ideas socialistas, en su gobierno en Yucatán realizó una profunda transformación política, económica y social, que refiere en Mi actuación revolucionaria en Yucatán. Texto que escribió para defenderse de los ataques de sus enemigos:

Encontré que la riqueza de aquel pueblo bueno y fuerte, hecho para mejores destinos, no tenía otro fundamento ni otro origen que el trabajo del indio. Sobre su miseria y sobre su ignorancia, que le convertían en máquina de labor, se habían levantado fabulosos capitales y se habían labrado fortunas de príncipes.
El servicio de las casas ricas y acomodadas se hacía por docenas de pobres mujeres, indias o mestizas, que vivían encerradas, trabajando incesantemente, sin más salario que el techo, la ropa y la comida.
No podía pasar adelante la obra de la Revolución sin detenerse a libertar a todas estas infelices.
Con el profundo sentido ético que le caracterizó, su gobierno fue un ejemplo de administración pública honrada al servicio del pueblo, con una irrestricta aplicación de la justicia.

El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México se congratula en publicar esta obra de Salvador Alvarado, uno de los grandes estadistas de la Revolución Mexicana.

 

 

 


 

Francisco L. Urquizo Vida y Obra

El presente libro contiene diversas semblanzas del general revolucionario y escritor Francisco L. Urquizo Benavides, compiladas por el hijo del general, Juan Manuel Urquizo, en las cuales se analiza su obra militar y literaria. Se incluyen también fragmentos de varias de las novelas más conocidas de quien fue el escritor del soldado revolucionario: 3 de Diana, El polvo del camino, ¡Viva Madero! y Tropa Vieja.

Francisco L. Urquizo coadyuvó al rescate de la memoria de la Revolución social que dio nacimiento al México del siglo xx, misma que difundió a través de sus obras. Con esta publicación el inehrm rinde homenaje a uno de sus fundadores.

Descarga aquí
 

El Senado estadunidense enjuicia a México y al presidente Carranza

A través de esta obra, Rodolfo Villarreal Ríos da a conocer los pormenores del enjuiciamiento que hizo de México el Senado estadunidense y cómo las discrepancias entre republicanos y demócratas favorecían que no se invadiera nuestro país.

El INEHRM se congratula en publicar El Senado estadunidense enjuicia a México y al presidente Carranza, que nos da cuenta de este episodio de las relaciones entre México y Estados Unidos, en el que las diferencias políticas entre partidos estadunidenses tuvieron un papel central. La investigación de Villarreal Ríos enriquece el conocimiento del periodo del gobierno de Venustiano Carranza, en el que el estadista mexicano enfrentó todo tipo de obstáculos para la reorganización del país al concluir el proceso revolucionario.

Descarga aquí
 

La influencia de la masonería en la Constitución de 1917

La mayoría de los diputados constituyentes de 1917 eran masones, por ello, en la conmemoración del Centenario de la Constitución no podía faltar el estudio de la influencia de la masonería en el texto constitucional.

La presente obra colectiva fue coordinada por el doctor Manuel Jiménez Guzmán, quien destaca en su presentación que el propio Venustiano Carranza fue masón, así como Luis Manuel Rojas, quien fuera presidente del Congreso Constituyente y Gran Maestro de la Gran Logia del Valle de México.

   En el marco de la Conmemoración del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el INEHRM se congratula en publicar esta obra, que muestra el pensamiento masónico en la Constitución de 1917.

Descarga aquí
 

La Ciudad de México durante la revolución constitucionalista

Francisco Ramírez Plancarte fue miembro de los batallones rojos que apoyaron al constitucionalismo en la guarnición capitalina. Vivió las ocupaciones de la ciudad de 1914 a 1915, cuando constitucionalistas y convencionistas se disputaron su control. Empezó a publicar sus vivencias en El Universal Gráfico, y en 1932 terminó de escribir La ciudad de México durante la Revolución Constitucionalista, que publicó la editorial Botas en 1941. A cien años de aquellos hechos, reeditamos con el gobierno de la Ciudad de México el presente testimonio, importante fuente histórica para conocer lo acontecido en nuestra capital en el proceso revolucionario que culminó con la Constitución que nos rige.

Descarga aquí
 

La Revolución como nosotros la vimos es el testimonio de Jesús Romero Flores, maestro michoacano, revolucionario y constituyente de 1917. Quien fuera uno de los fundadores del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), concibe a la historia de nuestro país como producto de un proceso revolucionario que atravesó por tres etapas: la Guerra de Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución Democrática iniciada por Francisco I. Madero en 1910 y secundada por Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. El constitucionalista considera que la Revolución Democrática consta de cuatro etapas: el origen y sus causas, la lucha armada, el triunfo y consolidación del poder revolucionario y el desarrollo del programa social de la Revolución.Sobre el Congreso Constituyente, del que formó parte, Romero Flores nos narra las discusiones de los artículos más importantes. Sobre el 3o señala:
Día 13: la sesión de la mañana se empleó en discutir el artículo 1o. La sesión de la tarde fue la más agitada de todas; asistió a ella el señor Carranza y se empezó a discutir el artículo 3o. El señor Carranza lo presentaba con libertad de enseñanza confesional en las escuelas particulares; la comisión lo desechó, presentándolo con la obligación de que en todas las escuelas, así oficiales como particulares, la enseñanza debe ser laica. […] se vio que el criterio de la mayoría de la Asamblea era de izquierda radical y que, en consecuencia, la Constitución no sería moderada o de media tinta, sino completamente roja…

Descarga aquí
 

La Concepción sobre la democracia en el Congreso Constituyente de 1916-1917 con relación al de 1856-1857
José Woldenberg


José Woldenberg nos presenta un estudio comparativo de la idea de la democracia en las constituciones de 1857 y 1917. El autor estructura su texto en tres apartados: el proyecto de Carranza, las garantías individuales y la forma de gobierno.Woldenberg concluye que “Carranza era más liberal que demócrata”, que consideró en primer lugar la necesidad de garantizar las libertades individuales, y en segundo plano la participación ciudadana.
A cien años de la promulgación de la Constitución que nos rige, el especialista en historia política busca evaluar si se ha respondido a las aspiraciones democráticas que vislumbraron los constituyentes.

Descarga aquí
 

Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución Política de 1917
Pastor Rouaix


El constituyente Pastor Rouaix señaló que la desigualdad social es la causa de todas las revoluciones de México. Y que ésta parte de la conquista española, cuando se estableció la supremacía del conquistador sobre el indígena vencido.
El también ingeniero refiere que tras el estallido de la revolución popular iniciada en 1910 —concluida al promulgarse la Constitución de 1917—, la labor del Congreso Constituyente fue construir los cimientos, formar los planos e iniciar las obras para que se elevara en el porvenir el edificio de la patria.
Rouaix concluye que la Constitución de 1917 logró el mejoramiento general de la situación social y económica de México. Destaca que los artículos 27 y 123 no sólo tuvieron una influencia definitiva en nuestro país, sino que fueron ejemplo para los países del mundo de cómo debe implantarse un socialismo “sano y justiciero” por el bien de las clases trabajadoras.
En el marco del Centenario de la Constitución que nos rige, la lectura de la Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución Política de 1917, del ingeniero constituyente Pastor Rouaix, es indispensable para conocer el proceso de incorporación de los derechos sociales a una constitución por vez primera en el mundo, así como la trascendencia nacional e internacional de este hecho histórico.

Descarga aquí
 

Los grandes problemas nacionales
Andrés Molina Enríquez


La obra cumbre de Andrés Molina Enríquez, Los grandes problemas nacionales, influyó de manera determinante en los líderes opositores a la dictadura porfirista, que tendrían un papel central en la Revolución. Entre ellos destaca Luis Cabrera, quien retomó muchas de sus ideas en sus intervenciones en torno al problema de la tierra, cuando fue diputado en la XXVI Legislatura. Y más tarde, cuando por encargo del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Venustiano Carranza, Cabrera redactó la Ley Agraria del 6 de enero de 1915. Molina Enríquez participó también en los trabajos de la comisión del Congreso Constituyente de 1916-1917 que formuló el artículo 27 constitucional.
Nuestro autor publicó Los grandes problemas nacionales en 1909, en plena efervescencia política entre el reyismo y los comienzos del movimiento antirreeleccionista de Madero. Su objetivo fue provocar una reflexión que contribuyera a resolver las cuestiones que planteaba.
En su discurso del 3 de diciembre de 1912 en la Cámara de Diputados, Cabrera hizo un elogio del libro de Molina Enríquez. Señaló que había esclarecido el problema de la tierra, y afirmó que su obra fue para la revolución agrarista lo que la de José María Luis Mora para la revolución de Reforma.El autor de Los grandes problemas nacionales se radicalizó en la Revolución, convirtiéndose en uno de sus ideólogos. Nutrió con sus propuestas la Constitución de 1917. El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (inehrm) se congratula en reeditar esta obra fundamental para la comprensión del problema agrario, uno de los más importantes de nuestra historia.

Descarga aquí

La Revolución y los revolucionarios - Tomo II

Desde su primera publicación, Revolución social o motín político, que escribió a los 21 años, José C. Valadés se dedicó a estudiar la Revolución Mexicana con la convicción de que no había una, sino muchas revoluciones dentro de un proceso totalizador.Valadés culminó sus estudios sobre el proceso revolucionario con la Historia general de la Revolución Mexicana en diez volúmenes, única historia general que se ha escrito por un solo autor hasta la fecha. Además, el historiador elaboró la primera historia oral de la Revolución, recogiendo los testimonios de los revolucionarios en el exilio, que hoy reeditamos.
En 1927, Valadés se fue a Estados Unidos y se dedicó a recoger los testimonios de los revolucionarios exiliados. En 2001, el INEHRM, bajo la dirección de Francisco Valdés Ugalde y después de Javier Garciadiego, se dio a la tarea de recopilar estos artículos y los publicó, en 2005, en ocho volúmenes con el título de La Revolución y los revolucionarios. Hoy los reeditamos añadiendo nuevos estudios sobre el autor.
Friedrich Katz en el primer volumen destaca el notable esfuerzo de rescate de fuentes hecha por Valadés, en una época en que la mayoría de ellas estaba todavía en manos de sus protagonistas. Subraya la importancia de los materiales dados a conocer por el historiador, relacionados con los movimientos de oposición al régimen de Díaz, entre ellos la rebelión de Tomóchic.

Descarga aquí

Querétaro de la Constitución. Constitución de Querétaro
José Guadalupe Ramírez Álvarez y Andrés Garrido del Toral


El título Querétaro de la Constitución. Constitución de Querétaro reúne las obras de dos constitucionalistas y cronistas queretanos, los doctores José Guadalupe Ramírez Álvarez y Andrés Garrido del Toral.
Querétaro de la Constitución, de José Guadalupe Ramírez Álvarez, describe la ciudad de Querétaro de principios del siglo xx y los principales debates del Constituyente. Comprende cuatro capítulos: “Querétaro, ‘Capital Provisional de la República’”; “Querétaro se prepara”, “Los debates creativos del derecho constitucional revolucionario” y “Querétaro, escenario y testigo”.
La Constitución de Querétaro de Andrés Garrido del Toral analiza el contenido de la Constitución, acompañado de semblanzas biográficas de los diputados constituyentes queretanos. Consta de tres capítulos: “Historia del Constituyente de Querétaro, 1916-1917”, “Los diputados constituyentes queretanos” y “La verdadera aportación del Constituyente de Querétaro al mundo”.

Descarga aquí

Con Carranza
Manuel W. González


Manuel W. González fue un gran observador de los acontecimientos en los que le tocó participar y un buen escritor. El libro Con Carranza, que el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (inehrm) se complace en reeditar, es un buen ejemplo de ello.La obra contiene un mosaico de estampas personales en las que el autor relata de manera muy amena sus recuerdos de la campaña constitucionalista. A través de múltiples anécdotas bien contadas, muestra la forma como vivían los hombres día a día la Revolución.

Descarga aquí

Los Tratados de Bucareli y la rebelión delahuertista
Pablo Serrano Álvarez


Entre el 14 de mayo y el 15 de agosto de1923, comisionados estadounidenses y mexicanos se reunieron en la Ciudad de México en el número 85 de la calle de Bucareli para “alcanzar un entendimiento satisfactorio” entre México y Estados Unidos. En conjunto, estos acuerdos o negociaciones darían la pauta para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Los llamados Tratados de Bucareli representaron desde entonces, una “leyenda negra” de la política y la diplomacia mexicana del obregonismo y fueron razones de peso para la rebeldía delahuertista. Este libro de Pablo Serrano Álvarez rebela aquí el fondo real de estos acuerdos.

Descarga aquí
 

Historia del Ejército y de la Revolución Constitucionalista Primera Época
Juan Barragán Rodríguez


La participación de Juan Barragán dentro de la Revolución fue el acontecimiento central en su vida, por lo cual, una vez concluida la etapa armada y habiendo sido derrotado Carranza por los jefes sonorenses, Juan Barragán, quien conservó el archivo del Estado Mayor constitucionalista, se dio a la tarea de hacer la historia de ese movimiento y a difundir lo que, desde su punto de vista, explicaba su desarrollo, y junto con él, el curso de la Revolución Mexicana. Los dos tomos que publicó y un tercero que ya no alcanzó a revisar, describen pormenorizadamente el surgimiento y desarrollo del constitucionalismo, hasta su llegada al poder, como corriente triunfadora de la Revolución. Aquí presentamos el primer tomo de esa obra.

Descarga aquí

Los Últimos Días del Presidente Madero
Manuel Márquez Sterling


No era don Manuel un diplomático neutral: tenía antecedentes como crítico y opositor al porfiriato y abiertas simpatías por el nuevo gobierno, mismas que expresó en la presentación de sus cartas credenciales a Madero. Esa simpatía también queda patente en el relato de la vida de Madero y la historia del movimiento maderista, la cual comulga con la visión partidaria que estaban construyendo en México los ideólogos oficiales. En esta versión aparece don Francisco como apóstol de la democracia mexicana y político generoso e idealista. Pero lo que hace de Los últimos días del Presidente Madero un libro excepcional es la narración del papel de Henry Lane Wilson, embajador de Estados Unidos, en la conspiración contra Madero y la de las gestiones de Manuel Márquez Sterling para salvar la vida del jefe de la revolución.

Descarga aquí 

Radiografía del Cuartelazo 1912-1913
Diego Arenas Guzmán


Los fatídicos sucesos que se desarrollaron en la capital del país en el mes de febrero de 1913, conocidos como “la Decena Trágica”, en los que a través de un golpe militar orquestado por los sectores contrarrevolucionarios del país se puso fin al experimento democrático maderista, cimbraron a la población de la Ciudad de México y abrieron una nueva y difícil etapa en la Revolución Mexicana. Desde esos funestos días hubo quienes se preocuparon por dejar registro gráfico y escrito de lo que estaba sucediendo; este libro es uno de esos registros y el inehrm lo reedita al cumplirse el primer centenario de ese acontecimiento.

Descarga aquí 
 

La Decena Trágica
José Ángel Aguilar


Esta obra, editada originalmente en dos tomos y que hoy presentamos en un solo libro, la publicó el inehrm por primera vez en 1981, dentro de su colección Biblioteca. Ahora, como libro electrónico, el texto de José Ángel Aguilar recorre de nuevo el día a día entre el 9 y el 23 de febrero de 1913. El autor narra el conjunto de acontecimientos que la Ciudad de México experimentó en torno del cuartelazo que Victoriano Huerta cometió en contra del presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez, y que cambió el rumbo de la Revolución Mexicana con la resurrección del autoritarismo y la dictadura militar.

Descarga aquí

Plan de Guadalupe. Decretos y Acuerdos 1913-1917
Venustiano Carranza


El Plan de Guadalupe, que hoy cumple cien años, no sólo es un documento de enorme trascendencia histórica, sino que es la base sobre la que descansa todo el sistema jurídico que hoy nos rige. Cuando don Venustiano Carranza lo dictó a su secretario Alfredo Breceda en la Hacienda de Guadalupe en marzo de 1913, lo hizo respondiendo al mandato que el Congreso de Coahuila le había dado el 19 de febrero de ese año a través de su famosísimo decreto número 1495: desconocer el gobierno usurpador de Victoriano Huerta y crear un ejército para enfrentarlo hasta que se pudiera restablecer el orden constitucional interrumpido por el golpe militar. Por eso, el plan no sólo fue absolutamente legal, sino de una sencillez intachable.

 Descarga aquí 
 

Origen del Ejército Constitucionalista
Francisco L. Urquizo


Para el inehrm es un honor, en el marco de la Conmemoración del Centenario del Ejército Mexicano, reditar su obra Origen del ejército constitucionalista, conferencia que dictó Francisco L. Urquizo hace 50 años, cuando se cumplieron los primeros diez lustros del Ejército Mexicano, uno de los pilares institucionales en la construcción y consolidación del México moderno, al que él tanto contribuyó en fortalecer. Sirva el presente como un homenaje al Ejército y también como un homenaje al general Francisco L. Urquizo, un personaje que contribuyó notablemente al triunfo de la revolución constitucionalista, a la consolidación del Ejército Mexicano y a la creación y fortalecimiento del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

Descarga aquí
 

Historia del Ejército y de la Revolución Constitucionalista Segunda Época
Juan Barragán Rodríguez


La participación de Juan Barragán dentro de la Revolución fue el acontecimiento central en su vida, por lo cual, una vez concluida la etapa armada y habiendo sido derrotado Carranza por los jefes sonorenses, Juan Barragán, quien conservó el archivo del Estado Mayor constitucionalista, se dio a la tarea de hacer la historia de ese movimiento y a difundir lo que, desde su punto de vista, explicaba su desarrollo, y junto con él, el curso de la Revolución Mexicana. Los dos tomos que publicó y un tercero que ya no alcanzó a revisar, describen pormenorizadamente el surgimiento y desarrollo del constitucionalismo, hasta su llegada al poder, como corriente triunfadora de la Revolución. Aquí presentamos el segundo tomo de esa obra.

Descarga aquí

Historia del Ejército y de la Revolución Constitucionalista Tercera Época
Juan Barragán Rodríguez


La participación de Juan Barragán dentro de la Revolución fue el acontecimiento central en su vida, por lo cual, una vez concluida la etapa armada y habiendo sido derrotado Carranza por los jefes sonorenses, Juan Barragán, quien conservó el archivo del Estado Mayor constitucionalista, se dio a la tarea de hacer la historia de ese movimiento y a difundir lo que, desde su punto de vista, explicaba su desarrollo, y junto con él, el curso de la Revolución Mexicana. Los dos tomos que publicó y un tercero que ya no alcanzó a revisar, describen pormenorizadamente el surgimiento y desarrollo del constitucionalismo, hasta su llegada al poder, como corriente triunfadora de la Revolución. Aquí presentamos el tercer tomo de esa obra.

Descarga aquí
 

Diccionario de generales de la Revolución, tomo I. A-L
INEHRM


El Diccionario de generales de la Revolución tiene su antecedente en el Diccionario histórico y biográfico de la Revolución Mexicana, editado por el inehrm de 1990 a 1994, con textos de investigadores de todas las entidades del país. En esta nueva edición se han reunido las trayectorias de los generales revolucionarios que actuaron tanto del lado maderista, como en la lucha constitucionalista, zapatista y villista, sumando casi 1100 semblanzas. Todas las biografías fueron revisadas y, en su caso, actualizadas, para ofrecer al investigador especializado y al lector común, una guía que los acerque a los itinerarios de quienes dirigieron las acciones bélicas, de cuyo esfuerzo devino la construcción del México del siglo xx.

Descarga aquí
 

Diccionario de generales de la Revolución, tomo II. M-Z
INEHRM


Esperamos que el Diccionario de generales de la Revolución, obra con la que el inehrm participa en la conmemoración centenaria del surgimiento del ejército mexicano que puso fin a la usurpación de Victoriano Huerta, se convierta en un punto de partida para nuevas investigaciones biográficas sobre quienes se apostaron al frente de la lucha y guiaron al pueblo en armas hacia la victoria, que significó el retorno a la legalidad y llevó al resultado más trascendental de la Revolución Mexicana: la Constitución de 1917, también próxima a su Centenario

Descarga aquí
 

Historia del Congreso Constituyente de Mendiolea                                                                                     
 La Historia del Congreso Constituyente de 1916-1917 de Gabriel Ferrer Mendiolea fue publicada por vez primera en 1957 por el entonces Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, en el marco del primer centenario de la Constitución de 1857, como una contribución al año del Pensamiento Liberal de México. Agotada tiempo atrás, hoy presentamos su tercera edición.
La obra inicia con la exposición de los hechos históricos que dieron origen a nuestra Ley Fundamental.
Posteriormente, Ferrer expone los hechos y documentos que antecedieron a la Constitución de 1917. Da cuenta de la efervescencia política que llevó al surgimiento de múltiples partidos: el Partido Liberal, el Partido Liberal Mexicano, el Partido Democrático, el Centro Antirreelecionista de México y el Partido Nacionalista Democrático. De igual forma refiere las demandas de sus diferentes planes programáticos: el Plan de San Luis, el Plan Político-Social , el Plan de Texcoco, el Plan de Ayala, el Plan de Santa Rosa y el Plan de Chihuahua.(...)

Descarga aquí
  Las corrientes revolucionarias y la soberana convención

En esta obra, Felipe Ávila describe el origen, desarrollo e ideología de cada una de las corrientes revolucionarias que participaron en la Soberana Convención. Asimismo, hace el análisis pormenorizado de la asamblea. De los grupos revolucionarios, estudia sus acciones militares y políticas para de comprender cuál era su proyecto de Nación.

 

 

Descarga aquí
 

Los hombres de la Soberana Convención Revolucionaria


Hace diez décadas se reunió la asamblea revolucionaria conocida como Convención de Aguascalientes. En ella se dirimieron las propuestas más radicales para dar respuesta a las demandas surgidas en la gesta revolucionaria. Los representantes constitucionalistas y villistas habían suscrito el Pacto de Torreón, cuya cláusula novena abría posibilidades de evitar la ruptura: “(…) se reunirá, al triunfo de la Revolución, una Convención donde se formulará el programa que deberá desarrollar el Gobierno que resulte electo”. Carranza emitió la convocatoria para que el 1º de octubre de 1914 se reunieran en la Ciudad de México los militares con mando de tropa para conformar una junta en la que se expusieran los diversos pareceres. Desafortunadamente, la desconfianza cundió entre quienes no eran muy cercanos al convocante principal. Para neutralizar esta situación, la asamblea se trasladó a Aguascalientes. Los emplazados declararon Soberana a la Convención Revolucionaria.

Descarga aquí
 

La Convención Revolucionaria de Aguascalientes


La Convención Revolucionaria de Aguascalientes de Vito Alessio Robles es una fuente esencial para conocer el desarrollo de la asamblea más representativa de la Revolución, en cuyo seno se discutieron propuestas radicales para resolver los grandes problemas nacionales.
En breves capítulos, bien escritos, apoyado en documentos, en sus memorias y recuerdos, el autor nos da la historia de la Convención, con la descripción de sus principales actores, de quien nos ofrece breves y valiosos retratos.

Descarga aquí
 

 

Crónicas y Debates de las Sesiones de la Soberana Convención Revolucionaria. TOMO I. TOMO II. TOMO III.

La obra Crónicas y Debates de las Sesiones de la Soberana Convención Revolucionaria de Florencio Barrera Fuentes es la recopilación más completa sobre la asamblea, que fue el antecedente más importante del Congreso Constituyente que dio origen a nuestra Carta Magna. En sus más de dos mil páginas, nos da el contexto de las apasionadas discusiones de los delegados convencionistas en sus distintas etapas, desde la primera sesión en la Ciudad de México el 1º de octubre de 1914, hasta el 8 de julio del siguiente año. Contiene, asimismo, las actas de las sesiones y las crónicas que aparecieron en los periódicos El Liberal, El Pueblo, El Renovador y La Convención. El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (ineHrM) presenta al público lector la reedición de esta obra fundamental de Barrera Fuentes, en el Centenario de la Soberana Convención Revolucionaria (1914-2014), por constituir una fuente primaria indispensable para conocer a la asamblea que propuso las soluciones más radicales a las demandas de la Revolución Mexicana. En las páginas de la presente obra, el lector encontrará todos los artículos contenidos en el Programa de Reformas Económicas, Políticas y Sociales de la Revolución. Florencio Barrera Fuentes ingresó como investigador al INEHRM en 1953, siendo parte de su Patronato hasta su muerte, en 1987. La presente edición es un reconocimiento a la importancia de su obra. 

 Descarga aquí

TOMO I

TOMO II

TOMO III

 

De la caida de Madero al ascenso de Carranza


La presente obra es el resultado de las reflexiones sobre la caída del régimen democrático de Francisco I. Madero y el desconocimiento del gobierno usurpador de Victoriano Huerta por Venustiano Carranza, en el centenario de estos acontecimientos que marcaron un hito en la historia de México. Sus ocho autores analizan la segunda etapa de la Revolución Mexicana.
El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) pone a disposición del público lector los presentes textos que contribuyen a una mejor comprensión de los acontecimientos que hace más de cien años conmocionaron al país y que culminaron con la promulgación la Constitución que nos rige.

Descarga aquí
 

PAGINA 2 >> 

Última modificación:
  2/05/2022 02:04:08 PM 14:04:08 por Web Master


INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LAS REVOLUCIONES DE MÉXICO
ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2014
-POLÍTICAS DE PRIVACIDAD-
Francisco I. Madero No 1, Col. San Ángel,
Alcaldia Álvaro Obregón, C.P. 01000, Ciudad de México
Comentarios INEHRM