Fuentes para la historia antigua de México
¿Qué te pareció esta información?
ImprimirImprimir Reducir fuente Tamaño original de fuente Aumentar tamaño Bookmark and Share

La historia nos obliga a reinterpretarla constantemente a través de la recuperación y lectura de los materiales y fuentes bibliográficas originales: desde la sabiduría contenida en códices hasta los tratados y compendios compilados por los estudiosos que en el periodo virreinal trataron de entender el pasado prehispánico como un periodo que desaparecía, y su presente colonial como la formación de uno nuevo. Existen también ediciones realizadas por grandes historiadores y cronistas del siglo xix que, aunque ya impresas, son excesivamente raras o se encuentran a resguardo en colecciones voluminosas y poco conocidas.

En esta nueva sección, el inehrm presenta, en formatos accesibles y de manera gratuita, algunos de esos documentos históricos. La selección no atiende, hasta el momento, a un orden cronológico ni temático. Incluso, en algunas ocasiones, las tesis contenidas en los documentos resultan ser no solo distintas, sino que hasta contradictorias. Reunimos en el mismo sitio, tanto piezas que aporten información sobre un mismo suceso o personaje, como obras únicas sobre eventos únicos.

Deseamos reunir extraordinarios archivos que permitan conocer el pasado de nuestra nación.

 

 


Sumario de la residencia tomada a D. Fernando Cortés Gobernador y Capitán General de la Nueva España
Ignacio L. Rayón
1852

Entre los manuscritos salvados como por milagro de la destrucción de los años, de las conmociones populares y de la invasión extranjera, se cuenta la residencia tomada a D. Fernando Cortés por Nuño de Guzmán y sus compañeros, y que ahora se publica. Este documento es de la más alta importancia, pues no solo da luz sobre la mayor parte de los acontecimientos de la conquista y del gobierno militar de D. Hernando, sino que, también pinta a éste, dándonos muy curiosos pormenores sobre sus hechos, sobre su conducta y sobre su carácter. Cortés ha tenido apasionados defensores y encarnizados enemigos. Los unos, al escribir su vida, levantaron hasta las nubes lo heroico de sus hazañas, lo relevante de su prendas, y le adornaron con virtudes que no siempre se encuentran en los santos padres de la Iglesia; por el contrario los otros, no encuentran términos bastantes enérgicos para llamarle de ladrón y de asesino, y dando rienda suelta a su encono, le niegan hasta los grandes dotes que se revelan a la simple lectura de la historia de aquellos días.
No se puede, sin embargo, juzgar con toda la exactitud que era de apetecerse, porque el proceso está trunco; existe únicamente la sumaria, es decir, los dichos y deposiciones de los testigos reunidos contra D. Hernando, sin encontrarse nada de los descargos de éste, ni de las pruebas que juntó y produjo para contestar; así es, que está todo el ataque y no la defensa; se mira el anverso y no el reverso de la medalla; y mal puede calificarse una cosa cuando no se le mira atentamente por todos lados.
No es esto asegurar que el documento nada enseña y que se ha de desechar. El fondo de los acontecimientos es verdadero; habiendo prevención contra el acusado los cargos serán exagerados, pero no en todos sus puntos falsos; porque los testigos no inventaban a riesgo de aparecer calumniadores, y muchos hechos son ampliamente conocidos de los que han saludado nuestra historia.

 

 

 

Continuación del sumario de la residencia tomada a D. Fernando Cortés Gobernador y Capitán General de la Nueva España
Ignacio L. Rayón
1852

 

Entre los manuscritos salvados como por milagro de la destrucción de los años, de las conmociones populares y de la invasión extranjera, se cuenta la residencia tomada a D. Fernando Cortés por Nuño de Guzmán y sus compañeros, y que ahora se publica. Este documento es de la más alta importancia, pues no solo da luz sobre la mayor parte de los acontecimientos de la conquista y del gobierno militar de D. Hernando, sino que, también pinta a éste, dándonos muy curiosos pormenores sobre sus hechos, sobre su conducta y sobre su carácter. Cortés ha tenido apasionados defensores y encarnizados enemigos. Los unos, al escribir su vida, levantaron hasta las nubes lo heroico de sus hazañas, lo relevante de su prendas, y le adornaron con virtudes que no siempre se encuentran en los santos padres de la Iglesia; por el contrario los otros, no encuentran términos bastantes enérgicos para llamarle de ladrón y de asesino, y dando rienda suelta a su encono, le niegan hasta los grandes dotes que se revelan a la simple lectura de la historia de aquellos días.
No se puede, sin embargo, juzgar con toda la exactitud que era de apetecerse, porque el proceso está trunco; existe únicamente la sumaria, es decir, los dichos y deposiciones de los testigos reunidos contra D. Hernando, sin encontrarse nada de los descargos de éste, ni de las pruebas que juntó y produjo para contestar; así es, que está todo el ataque y no la defensa; se mira el anverso y no el reverso de la medalla; y mal puede calificarse una cosa cuando no se le mira atentamente por todos lados.
No es esto asegurar que el documento nada enseña y que se ha de desechar. El fondo de los acontecimientos es verdadero; habiendo prevención contra el acusado los cargos serán exagerados, pero no en todos sus puntos falsos; porque los testigos no inventaban a riesgo de aparecer calumniadores, y muchos hechos son ampliamente conocidos de los que han saludado nuestra historia.

 

 

 

Procesos de residencia, instruidos contra Pedro de Alvarado y Nuño de Guzmán
Ignacio L. Rayón
184

 

Con el título Papeles inservibles, existió en el Archivo General un legajo que contenía, entre otros documentos, el original de la residencia contra don Pedro de Alvarado. Esa calificación, debida acaso a la ignorancia de su contenido, por falta de inteligencia en la letra, o al deplorable estado a que lo han reducido el trascurso de 318 años y una serie de acontecimientos funestos, era la última expresión que lo borrara del catálogo de nuestros monumentos históricos, si la casualidad no lo pone en mis manos.
Mi primer propósito al verle fue el de tomar una copia, con el doble objeto de ejercitar mis estudios en la paleografía, como lo hice con la residencia, también original, de don Fernando Cortes, y conservarlo entre mis manuscritos con el aprecio que lo hago con otros; pero el empeño, por una parte, de varios amigos que me aconsejaban su publicación, y por la otra la espontánea y generosa oferta del excelentísimo señor don Ignacio Trigueros para costearla, me determinaron a ella, persuadido además de que por este medio habrá menos peligro de que la último mano del tiempo o el extravío de una copia, consumaran su exterminio. Allanado así el principal de los obstáculos que podían detenerme para emprender la impresión, quedaba otro no menos grave, pero que luego quedó allanado por la eficaz interposición del señor don José Fernando Ramírez, que me obtuvo del Supremo Gobierno el permiso de publicar aquel y otros monumentos históricos que, como pertenecientes a la oficina, son justamente reputados una propiedad nacional.
Cual sea el mérito de estos trabajos, el público lo calificará.

 

 

 

Última modificación:
18/10/2019 11:32:34 AM 11:32:34 por Administrador INEHRM


INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LAS REVOLUCIONES DE MÉXICO
ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2014
-POLÍTICAS DE PRIVACIDAD-
Francisco I. Madero No 1, Col. San Ángel,
Alcaldia Álvaro Obregón, C.P. 01000, Ciudad de México
Comentarios INEHRM