Descarga
¿Qué te pareció esta información?
ImprimirImprimir Reducir fuente Tamaño original de fuente Aumentar tamaño Bookmark and Share

Leona Vicario, Heroina Insurgente
Genaro Garcia

 

Desde el inicio de la lucha por la Independencia las mujeres colaboraron en distintas actividades, tales como correos, espías, conspiradoras, abastecedoras de recursos y soldados. Algunas fueron acusadas de infidencia por las autoridades realistas condenándolas a prisión, a muerte o a ser despojadas de sus propiedades.
El gobierno federal declaró el 2020 “Año de Leona Vicario. Benemérita Madre de la Patria”, con la finalidad de reivindicar su participación, así como la de las mujeres que, como ella, fueron protagonistas de este proceso histórico.Leona Vicario nació en 1789 en el seno de una familia acomodada de la Ciudad de México. Al estallar la guerra formó parte del grupo secreto Los Guadalupes, que suministró información, armas y recursos a los insurgentes. Como consecuencia de ello fue recluida en el Colegio de Belén y su fortuna fue confiscada. Tras fugarse se sumó al ejército insurgente junto a su esposo Andrés Quintana Roo. Colaboró en el periódico insurgente El Ilustrador Americano. Al consumarse la Independencia, se retiró a la vida privada. Ante los intentos por menoscabar su participación durante la guerra, se defendió en la prensa, reivindicando el papel de las mujeres en la vida pública. Leona Vicario murió en 1842, y fue la primera mujer en recibir un funeral de Estado.r

 

 

Leona Vicario

Biografía para niños
Angélica Noemí Juárez Perez y Xavier Alexander Martínez Jarillo

 

La bautizaron como María de la Soledad Leona Camila, pero siempre le llamaron Leona, que fue el nombre que en todo momento distinguió su carácter aventurero e independiente. Nació el 10 de abril de 1789 en la Ciudad de México, en el seno de una familia acomodada.
Al estallar la Guerra de Independencia, formó parte del grupo secreto Los Guadalupes, que suministraba información, armas y recursos a los insurgentes. Como consecuencia de esto, Leona fue recluida en el Colegio de Belén y su fortuna resultó confiscada. Tras fugarse se sumó al ejército insurgente junto con quien después fue su esposo, Andrés Quintana Roo.
Al consumarse la Independencia se retiró a la vida privada. Ante los intentos de algunos intelectuales por menoscabar su participación durante la guerra, se defendió en la prensa, reivindicando con lucidez inigualable el papel de las mujeres en la vida pública del país.
Sus últimos años los vivió feliz, con la satisfacción de haber participado en la Guerra de Independencia y haber estado presente en el momento en que su patria iniciaba una nueva época (septiembre de 1821) para buscar una vida mejor para todos, en la que niñas, niños, mujeres y hombres, tuvieran derecho a ser felices.

 

Última modificación:
26/10/2020 08:49:30 PM 20:49:30 por Administrador INEHRM


INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LAS REVOLUCIONES DE MÉXICO
ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2014
-POLÍTICAS DE PRIVACIDAD-
Francisco I. Madero No 1, Col. San Ángel,
Alcaldia Álvaro Obregón, C.P. 01000, Ciudad de México
Comentarios INEHRM