Novedades Editoriales
¿Qué te pareció esta información?
ImprimirImprimir Reducir fuente Tamaño original de fuente Aumentar tamaño Bookmark and Share

Francisco I. Madero y la larga transición (ciudadanos, partidos y elecciones)

 

Francisco Ignacio Madero enarboló un movimiento revolucionario indiscutible que llevó hacia el cambio político indispensable que necesitaba México. Fue un personaje que se propuso, sin duda, el logro de un ideal democrático moderno que, mediante procesos electorales, la acción de partidos políticos y la legalidad de la participación y representación, condujera a una transición que pasara del ideal a los hechos. No solamente se trataba del reemplazo de la clase política, como en un primer momento quedó establecido. Era indispensable un cambio radical, una transformación que modernizara políticamente al país y así sustituyera a un Estado, un gobierno, una clase política y los procedimientos legales y electorales que se encontraban desgastados, anquilosados y viejos; ya no respondían a las necesidades y realidades de la sociedad mexicana de inicios del siglo XX.
Madero y el maderismo encendieron la mecha, iluminaron el camino hacia una larga transición revolucionaria que muy pronto modificó el orden de cosas existentes, que transformó radicalmente al sistema político porfiriano y condujo al país a una gran revolución social, política, económica y cultural.

 

 

 

José María Pinosuarez, semblanza


José María Pino Suárez, calificado por sus contemporáneos como un hombre sincero, altruista, honrado, leal y víctima de las circunstancias que le tocó vivir, ha sido tratado a través de la historia como la sombra del presidente Francisco I. Madero “martir de la democracia” y poco se ha analizado su labor, tanto intelectual como política, en la vida y desarrollo de nuestro país.
En esta semblanza de José María Pino Suárez se presentan, además de sus más importantes datos biográficos, una selección documental de cartas, manifiestos e informes que abarcan de 1909 a 1913, y un grupo de testimonios escritos por destacados intelectuales contemporáneos del prócer.

 

 

José María Pino Suárez, Serie biografías para niñas y niños

Poco más de un año duró el gobierno dirigido por Madero y Pino Suárez. En ese periodo, aunque breve, ambos lograron cambios importantes para mejorar la situación de los obreros, campesinos, la clase media y de toda la población en su conjunto. A cada uno de estos sectores lo apoyaron según sus requerimientos. Asimismo, se enfrentaron a quienes no estuvieron de acuerdo con el régimen. Tanto, que no hubo un solo día de paz mientras Madero y Pino Suárez dirigieron el país.

Abogado, periodista y poeta, José María Pino Suárez (1869-1913) conoció a Francisco I. Madero en Progreso, Yucatán. Su periódico El Peninsular sirvió para difundir los ideales del cambio democrático. Cuando Porfirio Díaz renunció al poder, Pino Suárez fue nombrado gobernador interino de Yucatán y en 1911 fue electo vicepresidente de la República. La trayectoria política de José María Pino Suárez fue breve, pero se le recuerda por sus aportes al antirreeleccionismo en Yucatán y por la fortaleza con la que asumió su trágico destino al lado del presidente Francisco I. Madero con su asesinato en febrero de 1913.

 

 

Francisco I. Madero, Serie biografías para niñas y niños
GILDARDO MAGAÑA

En junio de 1910, Madero pronunció un discurso contra el régimen de Díaz en la ciudad de San Luis Potosí. Además de la intensa campaña política que llevó a cabo, escribió un libro llamado La sucesión presidencial de 1910, donde señalaba los males que causaba el gobierno dictatorial y la falta de libertades democráticas.
Ayudado por sus amigos, Madero logró escapar y se dirigió hacia Estados Unidos. Sus ideas empezaron a circular bajo el nombre de “Plan de San Luis”. En este plan se declaraban nulas las elecciones de 1910 y se le daba a Madero el carácter de presidente provisional. Además, se convocaba al pueblo de México a rebelarse contra la dictadura el 20 de noviembre de 1910. El movimiento maderista fue haciéndose más grande y cobrando mayor impulso. Al poco tiempo, en los pueblos, en las ciudades, la gente se unió al movimiento de Madero, hasta convertirlo en una manifestación popular.
En febrero de 1911 Francisco I. Madero cruzó la frontera para ponerse al frente del movimiento y para noviembre de ese mismo año, Madero tomó posesión de la presidencia con José María Pino Suárez como vicepresidente.
Este texto que tienes en tus manos es la biografía del hombre que logró ver en la democracia el verdadero valor de un pueblo.

 

 

Última modificación:
13/02/2021 02:00:56 PM 14:00:56 por Administrador INEHRM


INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LAS REVOLUCIONES DE MÉXICO
ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2014
-POLÍTICAS DE PRIVACIDAD-
Francisco I. Madero No 1, Col. San Ángel,
Alcaldia Álvaro Obregón, C.P. 01000, Ciudad de México
Comentarios INEHRM